La tensión racial rebrota en California y Georgia tras otras tres muertes a tiros

La Casa Blanca opta por el silencio mientras los demócratas intentan liderar el enfado

Una cámara de una hamburguesería captó al agente Garret Rolfe cacheando a Brooks antes del tiroteo
Una cámara de una hamburguesería captó al agente Garret Rolfe cacheando a Brooks antes del tiroteo

La Voz

El polvorín de la tensión racial en Estados Unidos está lejos de ser desactivado. Aunque las movilizaciones en las calles han ido perdiendo presencia en los últimos días, cada chispazo de tensión aviva el conflicto que ha puesto a la defensiva a Donald Trump.

El fin de semana ha dejado tres nuevas víctimas mortales relacionadas con el exceso de violencia por parte de las fuerzas de seguridad. En Atlanta, un joven ebrio arrebató una pistola eléctrica a un agente y fue abatido a tiros. En San Bernardino (California) se investiga la muerte de un hombre que iba aparentemente armado en una gasolinera y también murió tiroteado. Además, un hombre identificado como la persona que quemó un vehículo policial en Miami durante una protesta por la muerte de George Floyd murió en el hospital al que fue llevado por la policía antes de que el FBI diera a conocer públicamente su presunta participación en los incidentes. Medios locales informaron este domingo de que Giovanni Franchesko Fernández, de 38 años, falleció en el hospital Mount Sinai de Miami Beach por causas no determinadas.

Todo ello se tradujo en un rebrote de la tensión en las calles mientras la Casa Blanca optó por el silencio en espera de que se rebaje la temperatura, aunque cada intervención del magnate se salda con un nuevo desafío a los que salen a las calles y un guiño a los sectores más radicales de la sociedad estadounidense.

En ese contexto de confrontación, una de las protagonistas del fin de semana fue la alcaldesa de Atlanta, la afroamericana Keisha Lance Bottoms, que anunció que la jefa de policía de la ciudad, Erika Shields, había presentado su dimisión porque uno de sus agentes «había hecho un uso excesivo de una fuerza letal». El cese se informó poco después de que activistas locales exigieran la renuncia y de que decenas de personas se manifestaran en Atlanta para denunciar lo sucedido.

Bottoms es una de las bazas que el demócrata Joe Biden maneja para el puesto de vicepresidente en su candidatura, que ya aseguró que sería una mujer. La alcaldesa de Atlanta lidera un frente de cargos locales que ya se enfrentó a Trump con motivo de sus leyes sobre migración.

Mientras, los incidentes y las protestas se trasladan ya a todo el mundo. Más de un millar de personas se manifestaron en Tokio. Más de cien fueron detenidas en Londres tras una noche del sábado muy violenta en sus calles. Y en Italia, la guerra de las estatuas se cebó con la de Indro Montanelli en Milán.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La tensión racial rebrota en California y Georgia tras otras tres muertes a tiros