El mundo se echa a la calle contra la violencia racial

Londres y París encabezan las marchas en recuerdo de Floyd

Una manifestante sostiene en París un cartel en el que se lee la frase de George Floyd cuando estaba en el suelo: «No puedo respirar»
Una manifestante sostiene en París un cartel en el que se lee la frase de George Floyd cuando estaba en el suelo: «No puedo respirar» Reuters

REDACCIÓN / LA voz

La brutal imagen de la muerte de George Floyd bajo la rodilla de un agente de policía ha removido las conciencias de miles de habitantes en las principales ciudades del mundo, donde el problema del racismo es una denuncia habitual entre las minorías. Londres y París han registrado multitudinarias protestas -y algunos incidentes-, pero las muestras de solidaridad con el fallecido llegan desde Australia, Sudáfrica y decenas de puntos de todo el planeta.

Este miércoles, más de un millar de personas se congregaron en el londinense Hyde Park para condenar el racismo. El actor londinense John Boyega, famoso por su papel en Star Wars, instó a los presentes a manifestarse pacíficamente y recordar a las personas de raza negra fallecidas en EE.UU. y el Reino Unido por abusos de las autoridades.

«Os hablo desde el corazón. Mirad, no sé si voy a tener una carrera (profesional) después de esto, pero que le den a eso», dijo el intérprete, que pidió a los presentes «unirse para hacer un mundo mejor».

El primer ministro, Boris Johnson, calificó horas después en el Parlamento de «atroz» e «inexcusable» la muerte de Floyd y subrayó que las protestas deben hacerse de forma pacífica.

Mientras, en París se recuperaba parte de la normalidad perdida en la noche del martes, cuando una manifestación multitudinaria derivó en altercados y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Varios miles de personas (15.000, según las fuerzas del orden) se concentraron junto al nuevo Palacio de Justicia, al norte de París, convocados por el colectivo La Verdad para Adama (el joven fallecido se llamaba Adama Traoré). Durante horas la protesta se desarrolló sin incidentes, pero degeneró hacia las 21.00 locales con altercados protagonizados por algunos de los participantes, que quemaron mobiliario urbano y ocuparon algunas vías de comunicación, y el lanzamiento de gases lacrimógenos por parte de la policía.

Adama Traoré murió el 19 de julio del 2016 en la gendarmería de la ciudad de Persan, en la región de París, adonde había sido conducido tras ser detenido en la localidad de Beaumont sur Oise al término de una persecución.

Otros episodios similares

Los agentes que le atraparon lo redujeron en el suelo con una técnica policial que, según la familia, le causó la muerte horas después, al contrario de lo que dicen los peritajes de la justicia.

Australia, un país poco dado a las alteraciones de orden público, también sufre su particular acto de contrición por la violencia policial con las minorías. La difusión de un vídeo en el que aparece un policía arrojando al suelo a un adolescente aborigen en Sídney aumentó el malestar en Australia por el trato a los indígenas del país en medio de las protestas de solidaridad contra la muerte en Estados Unidos del afroamericano George Floyd.

Además, el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, condenó la muerte del afroamericano Floyd y su Gobierno invitó a ese país a solucionar sus problemas de discriminación racial. Durante su intervención en una reunión virtual del grupo Estados de África, el Caribe y el Pacífico (ACP), Ramaphosa dijo compartir la indignación de «millones de estadounidenses» y personas de todo el mundo por el fallecimiento de Floyd. «Como países que nos hemos llevado lo peor de la discriminación racial durante siglos, necesitamos trabajar juntos para poner fin a la lacra de la violencia racista, allá donde ocurra», afirmó Ramaphosa, cuyo país ejerce en el año 2020 la presidencia rotatoria de la Unión Africana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El mundo se echa a la calle contra la violencia racial