La policía británica investiga a un preso alemán como sospechoso de la desaparición de Madeleine McCann

Los investigadores aseguran que el sospechoso estaba de viaje en Portugal en la zona cuando se perdió la pista a la niña, en el 2007


Redacción

La policía británica ha identificado a un recluso alemán, que supuestamente estaba de viaje en Portugal cuando saltó el caso de Madeleine McCann, como sospechoso en el caso de la desaparición de la niña. El preso, que actualmente tiene 43 años, está siendo investigado por los agentes de Scotland Yard, que creen que se encontraba en la zona cuando se perdió la pista de la niña de tres años, en el mes de mayo del 2007.

Según sus indagaciones, hace trece años el sospechoso tenía el cabello corto y rubio, era de complexión delgada y medía en torno a 1,82 metros, según señala la policía británica en su comunicado. Vivió varias temporadas en el Algarve entre 1995 y 2007 y durante ese tiempo se mantenía gracías a trabajos ocasionales en el sector de la hostelería, aunque también hay indicios de que se financiaba a través de delitos como robos en hoteles y apartamentos de vacaciones y tráfico de drogas, según la BKA.

Actualmente cumple condena en una cárcel de Alemania por abusos sexuales a menores. 

El equipo de Scotland Yard que dirige la llamada Operación Grange, que trata de hallar pistas de la niña desde 2011, ha colaborado con las autoridades alemanas para dar con la pista de ese sospechoso. Los investigadores han solicitado ahora a diversas autoridades y a los ciudadanos información sobre dos vehículos a los que se sabe que el sospechoso tuvo acceso por aquel entonces y que podrían haber sido usados en el momento de la desaparición de la pequeña, que tenía en aquel momento menos de cuatro años. Son una furgoneta VW T3 Westfalia, con matrícula portuguesa y un Jaguar del año 93, con matrícula alemana.

Los agentes que llevan el caso creen que este vehículo estuvo en la Praia da Luz y alrededores entre 2006 y 2007. Inicialmente estaba registrado a nombre del sospechoso pero el 4 de mayo de 2007, un día después de que desapareciese la niña británica, el coche fue registrado en Alemania a nombre de otra persona. Tal y como explican los investigadores, para ese trámite el coche no necesitaba estar en territorio germánico, así que creen que el Jaguar seguía en Portugal. Ambos vehículos, la furgoneta y el coche, están ahora en manos de las autoridades alemanas. 

La Policía Federal Alemana, que de acuerdo con el comunicado está cooperando «estrechamente» con la Metropolitan Police británica y con la Polícia Judiciária portuguesa, solicita además la colaboración de los ciudadanos para facilitar alguna pista que pueda ayudar a la investigación. Los agentes británicos consideran el caso de Madeleine como una investigación por persona desaparecida, pero aseguran que no pueden decir si la niña está viva o muerta. Pese a ello, la policía alemana sí considera el caso como una investigación de asesinato, según informa la BBC.

Dos números de teléfono también están en el punto de mira de los investigadores, que buscan la ayuda de cualquiera que pueda reconocerlos o incluso tenerlos guardados en la agenda de su móvil. El primer número es el +351912730680. Los agentes creen que es el número del sospechoso, que recibió una llamada el 3 de mayo de 2007 desde las 19:32 horas hasta las 20:02 cuando se encontraba en el entorno de Praia da Luz. El segundo número de móvil es el +351916510683, desde el que se hizo esa llamada. Su usuario no estaba en la zona pero los investigadores lo consideran un testigo potencial muy importante. Es precisamente esta llamada, cercana al lugar de la desaparición de Madeleine, la que sitúa al sopechoso «con una probabilidad rayana en la certeza».

En mayo de 2019, medios locales portugueses informaron de que un ciudadano alemán, condenado por el asesinato de tres niños y descartado como sospechoso por Scotland Yard en 2011, estaba siendo investigado en relación con el «caso Madeleine».

La niña desapareció de un complejo turístico de Praia da Luz, en el Algarve (sur de Portugal), el 3 de mayo del 2007, mientras sus padres cenaban con unos amigos en un local cercano. Madeleine estaba a punto de cumplir cuatro años. Dormía con sus hermanos gemelos, de dos años, sin la vigilancia de ningún adulto, en un apartamento vacacional de una pequeña urbanización situado a unos cien metros del restaurante. 

El caso, que conmocionó a Europa, ha desembocado hasta ahora en más de 2.000 diligencias policiales, 500 búsquedas en la zona y 12.000 páginas de investigación que sin embargo no han conseguido por el momento arrojar luz sobre dónde está o qué le pasó a Madeleine.

Combo fotográfico con la imagen de la pequeña cuando desapareció en 2007 (estaba a punto de cumplir 4 años) y otra imagen incluida en un vídeo distribuido por el Centro de Explotación del Menor y Protección por la Red (Ceop, siglas en inglés) con una recreación de cómo podía estar dos años después de desaparecer
Combo fotográfico con la imagen de la pequeña cuando desapareció en 2007 (estaba a punto de cumplir 4 años) y otra imagen incluida en un vídeo distribuido por el Centro de Explotación del Menor y Protección por la Red (Ceop, siglas en inglés) con una recreación de cómo podía estar dos años después de desaparecer

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

La policía británica investiga a un preso alemán como sospechoso de la desaparición de Madeleine McCann