Polonia aplaza las elecciones por correo de este domingo ante la controversia sobre su legitimidad

El presidente Duda, que parte como favorito, reconoce que todavía no hay fecha para su celebración

El presidente polaco, Andrzej Duda, partía como claro favorito
El presidente polaco, Andrzej Duda, partía como claro favorito

El partido del Gobierno de Polonia, el ultraconservador Ley y Justicia (Pis) y su aliado, Polonia Junta (PJ), han dado marcha atrás y ha optado por suspender las elecciones presidenciales prevista para este domingo, que por primera vez en la historia del país se habría celebrado únicamente mediante voto por correo. El líder del PiS, Jaroslaw Kaczynski, y el ex viceprimer ministro Jaroslaw Gowin comunicaron la noche del miércoles el aplazamiento ante la fuerte controversia sobre su legitimidad.

Al rechazo del Tribunal Supremo a la convocatoria se unía la reciente votación del Senado tumbando la propuesta de celebrar esos comicios y las llamadas al boicot por parte de la oposición. Un boicot al que se unió el expresidente del Consejo Europeo y ex primer ministro polaco Donald Tusk  con el argumento de que éstos no eran limpios y constituían una maniobra del PiS para reforzar su poder y llevar adelante sus controvertidas reformas.

No está claro cuándo se convocarán finalmente los comicios, de los que el PiS aspira a ver ratificado en el cargo Andrzej Duda, independiente, pero afín al partido de Kaczynski. «Espero que las elecciones presidenciales tengan lugar en cuanto sea posible y en condiciones de seguridad para todos», afirmó el presidente Duda. Los sondeos le pronosticaban más de un 50 % de apoyos, lo que habría significado su reelección ya en la primera vuelta. De acuerdo con algunos medios, los comicios a la Presidencia podrían celebrarse entre julio y agosto.

Una victoria de Duda habría apuntalado la posición del PiS, que el pasado octubre repitió victoria por mayoría absoluta en el Parlamento, aunque finalmente no logró el control sobre el Senado.

El PiS pretendía celebrar las presidenciales por el sistema de voto por correo como única modalidad, a modo de medida preventiva frente a la pandemia del covid-19. Esta limitación no es acorde con la ley electoral polaca y tampoco habría forma de llevar adelante una reforma a tiempo, ya que se precisa de un plazo de seis meses entre la aprobación de la normativa y la celebración de los comicios.

Primeras escisiones

El partido ultraconservador polaco logró inicialmente la aprobación del Parlamento, donde tiene una clara mayoría, para celebrar los comicios en esa fecha. Sin embargo, surgió en el seno de sus filas un grupo de rebeldes, encabezados por Gowin, que pedían el aplazamiento para adecuarse a la ley. Gowin dimitió de su cargo en el Gobierno el pasado abril, de resultas de la disputa interna, informa Efe.

A pesar del aplazamiento, a primera hora de este jueves, el Parlamento polaco aprobó la ley que estipula que en las próximas elecciones presidenciales solo se podrá votar por correo. La ley, que queda pendiente de la firma del presidente, ha recibido el visto bueno con 236 votos a favor, 213 en contra y once abstenciones.

Bruselas toma nota

La Comisión Europea, que ha abierto un expediente contra Polonia por la reforma del sistema judicial impulsada por el PiS, comunicó este jueves que «toma nota» del aplazamiento de los comicios. «Continuaremos siguiendo de cerca la organización de estas elecciones», advirtió el comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, en la comisión de Justicia de la Eurocámara.

Bruselas sigue de cerca a Varsovia, por considerar que la legislación impulsada por el PiS es susceptible de ser utilizada para controlar la Justicia del país, en contra de la independencia del poder judicial y, por tanto, de los derechos fundamentales europeos. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Polonia aplaza las elecciones por correo de este domingo ante la controversia sobre su legitimidad