Donald Trump pone la inmigración y la pandemia al servicio de su campaña

Las restriccciones migratorias son el arma electoral para contentar a su base de votantes

La América rural, que aporta el grueso de los seguidores de Donald Trump, necesita a los jornaleros inmigrantes
La América rural, que aporta el grueso de los seguidores de Donald Trump, necesita a los jornaleros inmigrantes

Nueva York / Colpisa

Durante el segundo día de incertidumbre migratoria, dado el anuncio sin articular que lanzó Donald Trump el martes por Twitter para suspender la expedición de tarjetas de residencia, la abogada April Harris informó a sus angustiados clientes sobre la situación. «Nos quedamos tan de piedra como vosotros, pero no entréis en pánico porque esta acción refleja más una maniobra política que la implementación de una política», les dijo para tratar de tranquilizarles.

Y Harris tenía razón. Los antecedentes demostraban que la orden ejecutiva firmada por Donald Trump, que firmó la noche del miércoles (madrugada del jueves en España), no iba a ser de gran sustancia y tendría un alcance y una aplicación limitada. «Esperamos que cualquier orden de ese tipo sea disputada y potencialmente neutralizada en los tribunales», tranquilizó.

Para Trump es, en efecto, un arma electoral muy valiosa a pocos meses de jugarse la reelección. El mandatario ha lanzado un hueso a sus bases, agitadas por la mayor pandemia del siglo y la economía en barrena. El caldo de cultivo perfecto para quien siempre ha utilizado el miedo y las imágenes apocalípticas en una campaña que lanzó atacando a mexicanos y musulmanes. La inmigración siempre ha sido la cabeza de turco que justifica el nacionalismo del America First.

«Queremos que los parados estadounidenses sean los primeros en la cola de trabajos cuando reabra EE.UU.», anunció el martes. «Sería injusto para los estadounidenses despedidos por el virus que se les reemplace con nueva mano de obra inmigrante que traigan de fuera. No lo vamos a permitir».

En realidad Trump seguirá autorizando la entrada de trabajadores con visado, por lo que su medida afectará a los que ya llevan tiempo residiendo en el país. No se tocará el turismo ni los visados de trabajadores temporales, lo que asegura un mínimo impacto económico con el máximo impacto mediático. La orden ejecutiva «puede que no sea ni legalmente aplicable», advertía la abogada de inmigración.

50.000 muertos

EE.UU. pasaba el miércoles de los 50.000 muertos por Covid-19, mientras superaba ya la cifra de 840.000 casos confirmados. Además, el medicamento contra la malaria que el presidente promovió como la séptima maravilla de la medicina ha tenido como resultado un aumento del número de fallecidos. Y el director del CDC, la agencia federal para control de infecciones, ha advertido de que este invierno puede llegar una segunda oleada de la pandemia mucho más devastadora que la primera, al coincidir con el virus de la gripe en esa temporada. Como en la gran pandemia de la gripe española en 1918, la segunda oleada podría cobrarse más vidas que la primera. Y aún sin vacuna.

El fondo de rescate, que ha añadido otro medio billón de deuda a la economía, se anticipa como otra gota de agua en el océano. «¡Y apenas lo hemos votado ya estamos pregonando que el próximo rescate será la verdadera solución!», protestó indignada la congresista Alexandra Ocasio-Cortes en entrevista con MNSBC, «pero ya han pasado dos recibos de alquiler y dos nóminas sin que la gente haya recibido ayuda».

Donald Trump va a necesitar crear muchos enemigos y sacrificar muchas cabezas de turco para navegar este año electoral, crítico en su vida. Los inmigrantes se preparan para volver a servirle de piñata. «Pero creedme, no son solo los portadores de visas o tarjetas verdes los que se estremecen con tristeza», concluyó el veterano gabinete de abogados de Manhattan, que trabaja con muchos españoles a poca distancia de la estatua de la Libertad. «También se estremecen de tristeza los estadounidenses en todos los campos, empeños y profesiones que saben que sus vidas dependen de vuestras contribuciones», se solidarizó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Donald Trump pone la inmigración y la pandemia al servicio de su campaña