La hija del general Suleimani se erige en el nuevo símbolo de la resistencia iraní ante Occidente

Mikel Ayestaran JERUSALÉN / COLPISA

INTERNACIONAL

Una mujer iraní muestra la foto del general Qassem Suleimani
Una mujer iraní muestra la foto del general Qassem Suleimani Wana News Agency | Reuters

Zeinab, de 29 años, clama venganza por el asesinato a manos norteamericanas de su padre, indiscutible líder de la Guardia Revolucionaria

16 abr 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

«Me dijiste que serías feliz si los dos moríamos juntos como mártires. Te fuiste y me dejaste aquí. Quizá mis alas eran demasiado cortas». Este fue uno de los mensajes que Zeinab Suleimani dedicó a su padre en Instagram (la única red social no bloqueada en lrán) hace unos días con motivo del año nuevo persa. Hasta el 6 de enero no era un personaje público, pero ese día se celebró en Teherán el funeral por su padre, el general Qassem Suleimani, asesinado tres días antes por Estados Unidos en Bagdad, y se convirtió en la voz de la familia de la persona que había dirigido durante dos décadas la Fuerza Quds, brazo de operaciones en el exterior de la Guardia Revolucionaria, el arquitecto de la guerra irregular de la república islámica en toda la región.

Zeinab, de 29 años, se dirigió a la multitud durante diez minutos para clamar venganza con tono sereno y advertir a EE.UU. e Israel que «os esperan días oscuros». Fue la primera de una serie de intervenciones públicas y encuentros con personalidades de la región como Hasán Nasralá, líder de la milicia chií libanesa de Hezbolá, a quien se dirigió como «mi tío». El doctor Edy Cohen, analista del centro de estudios estratégicos israelí Besa, le señaló como «el nuevo rostro femenino de la guerra santa contra Estados Unidos y Occidente», y recopiló en un análisis los vídeos de propaganda elaborados por los iraníes en los que aparecía una joven Zeinab, vestida completamente de negro, con un arma a su lado y proclamando eslóganes como «la sangre de mi padre nos guiará por el camino para rezar en Jerusalén». Mensajes lanzados en árabe, lengua que domina además del inglés, según distintos medios.

En un último artículo en Atlantic Council el periodista iraní residente en Nueva York, Arash Azizi, señala que «de Zeinab siempre se destacaba su devoción y que acompañó a su padre en numerosos viajes al mundo árabe, sobre todo a Irak, el Líbano y Siria» El asesinato de Suleimani llevó a Irán a colocar a su número dos, Esmail Ghaani, al frente de la Fuerza Quds. Su perfil es menos carismático y ese vacío puede ser llenado por la figura de Zeinab.