Batería de denuncias contra el Gobierno de Macron por la gestión del COVID-19

ASUNCIÓN SERENA PARIS / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

GONZALO FUENTES | Reuters

Varios miembros del Ejecutivo francés se enfrentan a acusaciones por su pasividad en la crisis

13 abr 2020 . Actualizado a las 15:11 h.

«No es el momento de polémicas sino de solidaridad nacional» frente a la crisis sanitaria, replican sin cesar los miembros del Gobierno francés, y coincide con ellos la mayoría de la clase política, con raras excepciones, como la líder de extrema derecha, Marine Le Pen, que acusa al Ejecutivo de mentir sobre «absolutamente todo» en este período de coronavirus.

Esta unidad nacional proclamada por Emmanuel Macron no impide que se sucedan una batería de denuncias ante el Tribunal de Justicia de la República contra una buena parte del Gobierno. Este tribunal de excepción, el único encargado de juzgar los crímenes o delitos cometidos por los miembros del Ejecutivo durante el ejercicio de su mandato, ha recibido una docena contra el primer ministro, Edouard Philippe, su exministra de Sanidad, Agnès Buzyn, el sucesor de esta, Olivier Veran, o los ministros de Interior, Justicia y Trabajo. Según los casos, son acusados de homicidio involuntario, por poner en riesgo la vida de terceros, no asistencia a personas en peligro o la ausencia de medidas para controlar la epidemia a tiempo.

Aunque el tribunal debe decidir todavía si admite o no a trámite las denuncias, esto no impide que comience a planear sobre los dirigentes el espectro del escándalo de sangre contaminada.