Kabul cede a las presiones y acepta liberar a cien presos talibanes

La excarcelación abre la puerta a las negociaciones intraafganas para poner fin a la guerra

Un preso abraza a sus familiarea a su salida de la prisión de Bagram
Un preso abraza a sus familiarea a su salida de la prisión de Bagram

El Gobierno de Afganistán ha liberado finalmente este miércoles a un centenar de prisioneros talibanes, un día después de que los integristas retiraran a su equipo negociador de las conversaciones con Kabul. Una ruptura que amenazaba con llevar al país a una nueva escalada de violencia.

La liberación de los primeros presos talibanes del total de los 5.000 acordados en el pacto de Doha es un paso clave para el inicio de las esperadas conversaciones de paz intraafganas que, sin embargo, no ha contado con el total beneplácito ni la colaboración de la agrupación insurgente.

«El Gobierno de Afganistán ha liberado a cien presos talibanes teniendo en cuenta su estado de salud, edad y duración del período de sentencia que quedaba por cumplir, en el marco de nuestros esfuerzos por la paz y para contener el coronavirus», señala en un comunicado de Dirección Nacional de Seguridad (NDS), la agencia de inteligencia afgana, recogido por Efe.

Los prisioneros «han jurado que jamás regresarán al campo de batalla», indicó el NDS, antes de añadir que también la dirección del grupo insurgente en Doha ha dado su palabra.

La liberación se basa en el decreto del presidente afgano, Ashraf Ghani, del pasado 11 de marzo, en el que se comprometió a poner en libertad a 5.000 insurgentes en varias fases, para lo que los talibanes enviaron a un equipo técnico a Kabul el martes de la semana pasada, un gesto sin precedentes en 19 años de conflicto.

Prisión de Bagram

El portavoz de la agencia de inteligencia, Javid Faisal, concretó a Efe que los cien prisioneros fueron excarcelados ayer de la prisión de Bagram», la principal del país y donde se encuentran encarcelados la mayoría de los insurgentes.

Desde la firma de Doha no se ha producido un solo ataque contra el Ejército de EE.UU., pero los insurgentes no han detenido sus operaciones contra las fuerzas afganas. La ausencia de ataques talibanes forma parte de la hoja de ruta acordada en Doha (Catar) para la retirada de las fuerzas internacionales del país después de 19 años de guerra.

Los primeros 5.400 hombres, del total de 14.000 que tiene desplegados Estados Unidos, deberían abandonar territorio afgano en 135 días y la retirada completa de las tropas internacionales se produciría un plazo de catorce meses, según un texto que los talibanes celebraron como una «victoria». El coronavirus ha ralentizado esta retirada, pero los planes de Donald Trump pasan por cerrar este capítulo a pesar del pulso abierto entre los afganos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Kabul cede a las presiones y acepta liberar a cien presos talibanes