Víktor Orbán denuncia una caza de brujas por las críticas de la UE a que gobierne por decreto

Acusa a Von der Leyen de doble rasero al decir que le preocupan las medidas excepcionales aprobadas en Hungría, mientras trece partidos del PPE exige la expulsión de Fidesz

Orbán acusa a Von der Leyen de doble rasero al decir que le preocupa especialmente el caso de Hungría.
Orbán acusa a Von der Leyen de doble rasero al decir que le preocupa especialmente el caso de Hungría.

El Gobierno de Víktor Orbán ha denunciado este jueves que sufre una caza de brujas por las críticas a los poderes extraordinarios asumidos por tiempo indefinido para luchar contra el coronavirus y acusó a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, de doble rasero al decir que le preocupa especialmente el caso de Hungría.

«El mensaje de Von der Leyen es un típico caso de doble rasero, ya que Orbán actualmente no cuenta con más competencias que el presidente [de Francia, Emmanuel] Macron en condiciones normales», declaró el portavoz del Gobierno húngaro, Zoltán Kovács, a la agencia estatal MTI recogida por Efe.

La conservadora alemana se mostró este jueves preocupada por la posibilidad de que las medidas de emergencia del Gobierno húngaro vayan «demasiado lejos» y vulneren derechos fundamentales, y añadió que la Comisión Europea tomará las «medidas necesarias».

Poco después, el presidente de la Eurocámara, el socialista italiano David Sassoli, anunció que pedirá explicaciones a Von der Leyen sobre cómo piensa responder a las medidas de excepción del Gobierno húngaro.

La reacción de Budapest y Bruselas tiene lugar un día después de que trece países comunitarios, entre ellos España, Alemania y Francia, aseguraran en una carta que las medidas de emergencia deben «limitarse a lo estrictamente necesario», ser «proporcionadas y temporales» y respetar los principios del Estado de derecho, la democracia y los derechos fundamentales.

Peticiones de expulsión de PPE

El Partido Popular Europeo (PPE)  también ha dado la espalda a Orbán. Tres formaciones pertenecientes al PPE, entre las que no se encuentra los populares españoles, han solicitado a su presidente, Donald Tusk, expulsar a Fidesz, el partido del primer ministro húngaro, al considerar poco democráticas las medidas que ha tomado frente a la pandemia de coronavirus.

«Queremos expresa nuestra profunda preocupación por los acontecimientos políticos en Hungría, en particular por la ley aprobada en el Parlamento húngaro el 30 de marzo que permite al Gobierno húngaro extender indefinidamente el estado de emergencia del país y, al primer ministro, gobernar por decreto», señalan estos partidos en una carta dirigida a Tusk.

Las formaciones, de Bélgica, Dinamarca, Lituania, Noruega, Suecia, Finlandia, Luxemburgo, Eslovaquia, la República Checa y Holanda, consideraron que se trata de «una clara violación de la democracia liberal y los valores europeos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Víktor Orbán denuncia una caza de brujas por las críticas de la UE a que gobierne por decreto