Castigo millonario de Estados Unidos a Kabul por el «punto muerto» político

Después de anunciar la retirada de 1.000 millones de dólares de ayuda al Gobierno afgano, Mike Pompeo se reunió con los talibanes en Catar

Militares estadounidenses en Afganistán
Militares estadounidenses en Afganistán

Redacción / La Voz

Afganistán aseguró este martes que sus servicios básicos no se verán afectados después de que Estados Unidos decidiera cancelar ayudas al país por 1.000 millones de dólares, un castigo que llegó tras el fracaso de la mediación estadounidense para poner fin a la crisis política en el país.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, visitó el lunes por sorpresa Kabul para tratar de zanjar la disputa entre el presidente afgano, Ashraf Ghani, y su rival Abdulá Abdulá, una situación que amenaza el proceso de paz en Afganistán tras el histórico acuerdo del 29 de febrero entre EE.UU. y los talibanes. Durante las negociaciones, Pompeo intentó satisfacer a los dos líderes con la formación de un gobierno de unidad nacional, como sucedió en la anterior legislatura, pero los esfuerzos fracasaron y «decepcionaron» a Estados Unidos, que decidió imponer la reducción millonaria de ayuda para el 2020 debido al «punto muerto» político en el que se encuentra la nación asiática. Y que Afganistán no recuperará a menos que Ghani y Abdulá se avengan a un acuerdo que ponga fin a la crisis.

De camino de regreso a Washington, Pompeo hizo escala en Doha, capital catarí, para reunirse la noche del lunes con el jefe adjunto de la oficina política de los talibanes en Catar, el mulá Abdul Ghani Baradar. La reunión estuvo centrada en la aplicación del acuerdo de paz, particularmente el intercambio de presos con el Ejecutivo afgano, según ha informado en un comunicado el portavoz de los talibanes afganos, Zabihulá Muyahid.

Muyahid ha dicho que las dos partes han estado de acuerdo en que hay que aplicar el acuerdo para poder dar paso al inicio de la mesa de diálogo entre los líderes afganos y avanzar hacia un acuerdo político, un alto el fuego y la paz definitiva, según informa Europa Press. En el encuentro, Pompeo trasladó al movimiento integrista fundado por el mulá Omar que las tropas estadounidenses se están retirando de acuerdo con el calendario fijado en el pacto de Doha

No afectará a servicios básicos

En un discurso a la nación, Ghani aseguró ayer que «la reducción en la asistencia de los Estados Unidos no tendrá efectos directos en los sectores clave del Gobierno», y que intentará cubrir esa pérdida de ingresos con «fuentes alternativas», informa Efe. Así, el mandatario remarcó que su gobierno había redactado ya un programa para situaciones de emergencia capaz de solventar «situaciones tan inesperadas».

Pero más allá de cómo afectará al país esa reducción de fondos estadounidenses, Ghani remarcó que su Gobierno tratará de «satisfacer» a EE.UU. para que revise su decisión, ya que ese recorte no se aplicará de inmediato y estará «condicionado» a que se logren o no limar las diferencias con su rival Abdulá.

Un contrincante que también lamentó en un comunicado que, aunque la visita de Pompeo generó «una oportunidad para resolver la crisis», finalmente «esa oportunidad no se aprovechó». 

La crisis política afgana viene gestándose desde las elecciones presidenciales del pasado septiembre, cuando a la baja participación en los comicios por las amenazas talibanes se sumaron de inmediato numerosas acusaciones de fraude contra Ghani, una situación que se acentuó una vez que la Comisión Electoral confirmó su victoria electoral.

Abdulá, en segunda posición, rechazó los resultados y se autoproclamó presidente, llegando incluso a jurar el puesto el pasado 9 de marzo en una ceremonia paralela a la de Ghani.

Así, el presidente afgano volvió a culpar a su rival político del fracaso de la mediación de Pompeo, ya que, dijo, las demandas de Abdulá eran inconstitucionales. «Quería cumplir mi promesa -hecha cuando juró el cargo- de darle a Abdulá y a sus compañeros un papel principal en el proceso de paz y dentro del Gabinete. Pero (Abdulá) insistió en la enmienda de la Constitución, ¡en una noche!», criticó Ghani.

Abdulá quiere que se forme un Gobierno que está «completamente en contra de las disposiciones de la Constitución», señaló el presidente, por lo que remarcó que estará abierto a todo tipo de demandas, excepto las inconstitucionales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Castigo millonario de Estados Unidos a Kabul por el «punto muerto» político