Portugal declara el «estado de alerta» por el coronavirus

La Voz REDACCIÓN

INTERNACIONAL

El primer ministro Portugal, Antonio Costa, se dirige a los portugueses para anunciar las medidas frente al coronavirus
El primer ministro Portugal, Antonio Costa, se dirige a los portugueses para anunciar las medidas frente al coronavirus ANTONIO PEDRO SANTOS | Efe

El Gobierno luso adopta medidas contundentes frente a la enfermedad. El primer ministro Antonio Costa califica la crisis de «lucha por nuestra propia supervivencia»

13 mar 2020 . Actualizado a las 11:14 h.

«Estado de alerta» en Portugal frente al coronavirus. El Gobierno luso ha adoptado medidas contundentes para actuar frente a una crisis que ya ha llevado a anunciar el cierre de colegios y discotecas y limitación de aforo en restaurantes.

Con 78 casos registrados, ningún fallecido y un recuperado, el Gobierno de António Costa ha dado un paso adelante para asegurar con esta medida que «medios de protección civil y fuerzas de seguridad» estén listas para actuar con «prontitud», explicó en rueda de prensa la ministra de Presidencia, Mariana Vieira da Silva, según informa Efe.

Vieira da Silva compareció bien entrada la madrugada con los titulares de Economía, Salud, Educación y Trabajo y Seguridad Social para ahondar en los anuncios realizados por Costa horas antes, en las que avanzó medidas como el cierre de colegios, guarderías y discotecas desde el próximo lunes hasta Semana Santa.

Al estado de alerta, una medida que en Portugal se toma para reorganizar las fuerzas de seguridad ante eventos imprevistos -como incendios- para aprovechar mejor su capacidad, se unió la promesa de que los trabajadores que se queden cuidando a los hijos en casa por la suspensión escolar recibirán el 66 % de su salario. Un 33 % de ese porcentaje será pagado por la Seguridad Social.

También se simplifica el proceso de contratación de médicos, pudiendo incorporarse personal jubilado. Las acciones buscan contener en virus en medio de lo que Costa anoche denominó «una lucha por nuestra propia supervivencia».

En ese contexto, el Gobierno reducirá «un tercio la capacidad máxima de cada establecimiento de restauración» e impone limitaciones «de frecuencia» en centros comerciales.

También acota los permisos de atraque a cruceros turísticos, ahora solo para abastecimiento, «no para desembarco de pasajeros», con excepción de aquellos viajeros que residan en Portugal.

Asimismo, limitará las visitas a residencias de ancianos en todo el país para proteger a una población «particularmente vulnerable».

«Esta pandemia en el continente europeo en Portugal aún no alcanzó su pico; por el contrario, está en fase de evolución», advirtió Costa, quien dijo que es «muy probable que en próximas semanas» haya más personas contagiadas.