Irán y Estados Unidos vuelven a enfrentarse en Siria e Irak

Mikel Ayestaran JERUSALÉN / COLPISA

INTERNACIONAL

En la base iraquí de Tayi están desplegados unos 80 militares españoles
En la base iraquí de Tayi están desplegados unos 80 militares españoles

Dos soldados estadounidenses y un británico mueren en el primer ataque mortal contra la coalición tras el asesinato en enero del general iraní Soleimani

12 mar 2020 . Actualizado a las 21:27 h.

Al menos 26 milicianos chiíes iraquíes de las Unidades de Movilización Popular perdieron la vida este jueves tras el ataque contra dos de sus bases situadas en Abu Kamal, en plena frontera entre Siria e Irak. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) informó de esta operación aérea y la agencia oficial Sana también recogió lo que calificó de «agresión aérea», que se produjo pocas horas después de la muerte de dos soldados estadounidenses y un británico en un ataque con cohetes contra la base de Taji, situada a unos 20 kilómetros al norte de Bagdad y lugar donde hay también presencia de tropas de otros quince países, incluidos 80 españoles.

Estados Unidos e Irán, padrino de las milicias chiíes que operan en territorio sirio e iraquí, vuelven así a dirimir sus diferencias en terceros países. Es el ataque número 22 contra las fuerzas internacionales desplegadas en Irak desde octubre, según informaron fuentes de seguridad iraquíes. No obstante, se trata de la primera acción mortal desde que EE UU asesinara en enero a Qassem Soleimani, general de la Guardia Revolucionaria de Irán y creador de las milicias chiíes leales a Teherán que hay en toda la región. La coalición que lucha contra el grupo Estado Islámico, encabezada por Estados Unidos, no confirmó el bombardeo al este de Siria, pero el secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper, dijo poco antes que sus fuerzas tenían luz verde de Donald Trump para responder a lo sucedido en Taji el miércoles por la noche, tras la muerte de los tres soldados debido al lanzamiento de 18 cohetes.

«Todas las opciones están sobre la mesa», declaró Esper, quien aclaró que su país «no tolerará este tipo de acciones contra nuestra gente, nuestros intereses y nuestros aliados».