El decretazo sobre la reforma de las pensiones complica los comicios municipales a Macron

Las dos mociones de censura no tienen posibilidad de salir adelante, pero debilitan al Gobierno

El primer ministro r Edouard Philippe, en la sesión sobre las dos mociones de censura
El primer ministro r Edouard Philippe, en la sesión sobre las dos mociones de censura

París / E. La Voz

El primer ministro, Edouard Philippe, pilló desprevenido a todos cuando en pleno fin de semana acudió a la Asamblea Nacional para anunciar que el Gobierno recurría al artículo 49.3 de la Constitución para aprobar por decreto la reforma de las pensiones, sin necesidad del voto de los diputados, a no ser que el Ejecutivo fuera derribado por una moción de censura. La respuesta no se hizo esperar, y en menos de 24 horas, la oposición, tanto la de derechas como la de izquierdas, presentaron sendas mociones de censura que eran defendidas ayer en el hemiciclo antes de la votación prevista para pasada la medianoche. Ninguna tiene posibilidad de prosperar porque el presidente Emmanuel Macron y sus aliados cuentan con 345 escaños de un total de 577. 

Dos problemas

Con el recurso al decretazo, Philippe está en una situación delicada porque aviva las tensiones vividas en la calle durante los últimos meses mientras hace frente a una crisis sanitaria. Como comentó ayer desde la tribuna de la Asamblea Jean-Luc Mélenchon: «Philippe ha decidido un 49.3 entre dos coronavirus».

Todo ello sin olvidar que dentro de doce días, se celebran elecciones municipales en Francia. Aunque los analistas aseguran que no tendrán gran impacto a nivel nacional, los miembros del Gobierno que se presentan a los comicios -como el propio jefe del Ejecutivo en el municipio de Le Havre, y su ministro del Presupuesto, Gérald Darmanin, que quiere ser alcalde de Tourcoing-, podrían verse afectados.

Este fin de semana, las oficinas electorales de ambos han aparecido con pintadas y apedreadas, y en Le Havre, los partidarios de Philippe ya no hablan de una victoria en la primera vuelta de las elecciones, como la que obtuvo en el 2014, mientras que sus adversarios insisten en que la vida en Le Havre se ha degradado por culpa de las decisiones que toman Philippe y Macron.

En las legislativas del 2017, Macron impuso que el ministro que no ganase debía dimitir. Pero según Le Parisien, esta vez «no habrá sanciones contra los ministros que pierdan». Si Philippe no gana la alcaldía, en principio no tendrá que renunciar a su cargo, pero su acción podría verse comprometida para terminar la reforma de las pensiones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El decretazo sobre la reforma de las pensiones complica los comicios municipales a Macron