La alta abstención devuelve a los clérigos radicales el control del Parlamento de Irán

Los datos provisionales revelaron que solo votó un 42 % del electorado, veinte puntos menos que en las anteriores legislativas

Dos mujeres sostienen sus documentos de identidad en la cola de un colegio electoral antes de efectuar su voto el viernes
Dos mujeres sostienen sus documentos de identidad en la cola de un colegio electoral antes de efectuar su voto el viernes

Jerusalén / Colpisa

La corriente ultraconservadora o principalista recupera el control del Parlamento en Irán tras unas elecciones marcadas por el veto masivo de candidatos reformistas y moderados y la baja participación. A la espera de conocer los datos oficiales, que la Comisión Electoral publicará el domingo, los datos provisionales ofrecidos por la agencia Fars revelaron que votó un 42 % del electorado, veinte puntos menos que en las anteriores legislativas, y que los ultraconservadores ocuparán al menos 200 de los 290 asientos de la Cámara.

En Teherán, con una participación de apenas un 30 %, el claro vencedor fue el exalcalde de la capital y excomandante de la Guardia Revolucionaria Mohamed Galibaf, cuya aspiración es convertirse en el futuro portavoz del Parlamento en sustitución de Alí Lariyani. 

Revés para los aperturistas

Estos resultados provisionales suponen un revés para la política aperturista por la que apostó desde su llegada al poder el presidente Hasán Rohaní, a quien le tocará convivir en los últimos meses de su mandato con una cámara en manos de su oposición.

Rohaní, de carácter moderado, lamentó la decisión del Consejo de Guardianes de vetar a cerca de 9.000 candidatos, la mayoría próximos a su corriente moderada y reformista, pero llamó a los iraníes a acudir a las urnas porque es la mejor forma de legitimar al sistema. Esta vez, sin embargo, los votantes no respondieron y con su abstención lanzaron un mensaje claro a la cúpula de un sistema debilitado por las duras sanciones impuestas por Donald Trump, que han hundido la economía.

El« eje del mal»

Como ocurrió en la etapa del presidente Mohamed Jatamí, cuando George Bush incluyó a los iraníes en el que bautizó como «eje del mal», EE.UU. ha respondido a una época reformista en Irán con la retirada unilateral del pacto nuclear, la vuelta a las sanciones y el asesinato del número dos de la república islámica,el general Qassem Suleimani, lo que llevó a los dos países al borde de una guerra abierta a comienzos de año.

Estas decisiones de Trump han hundido al presidente y han apagado las ilusiones que despertaron sus planes de acercamiento a Occidente y el deshielo de relaciones con la Administración de Barack Obama. Eso es historia ya que los ultraconservadores recuperan el Parlamento y ahora ponen su mirada en la presidencia. El gran problema al que se enfrentan es la complicada situación económica de un país que, por culpa de los castigos de Estados Unidos, no puede vender petróleo, su principal fuente de ingresos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La alta abstención devuelve a los clérigos radicales el control del Parlamento de Irán