Rusia promete ayuda militar a Maduro «frente a las amenazas»

Lavrov y el presidente venezolano acuerdan más inversiones

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, estrecha la mano de Nicolás Maduro en el encuentro que mantuvieron en Caracas
El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, estrecha la mano de Nicolás Maduro en el encuentro que mantuvieron en Caracas

Caracas / Corresponsal

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov culminó en Caracas una gira por el Caribe que incluyó también Cuba y México. En la capital venezolana el alto representante del Gobierno de Putin ratificó el apoyo de Moscú a «medidas políticas y diplomáticas» para superar la crisis que se vive en Venezuela. También Rusia seguirá apoyando económicamente e incluso militarmente al régimen de Maduro.

«Es importante desarrollar nuestra capacidad de cooperación técnico militar para incrementar la capacidad de defensa de nuestros amigos frente a estas amenazas desde fuera», dijo Lavrov a periodistas después de reunirse con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, en el palacio presidencial de Miraflores, donde se alcanzó el acuerdo.

Rusia es uno de los mayores aliados políticos y comerciales del Gobierno de Nicolás Maduro, en el poder desde el 2013. Los lazos entre estos países se estrecharon durante el Gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez, y se mantienen en la Administración de Maduro, que ganó su segundo mandato en unas polémicas elecciones en el 2018, no reconocidas por la oposición y buena parte de la comunidad internacional. Se estima que en los últimos 18 años, Rusia y Venezuela han firmado cerca de 300 acuerdos de cooperación.

En octubre pasado, Maduro ratificó junto al viceprimer ministro ruso, Yuri Borisov, una batería de acuerdos de cooperación militar en Caracas. El país sudamericano acudió a Rusia hace más de una década cuando, por diferencias ideológicas, Estados Unidos dejó de proveerle armamento avanzado, como tanques y aviones de guerra.

Venezuela cuenta con al menos 20 unidades operativas del cazabombardero ruso Sukhoi Su-30, cuyas características se consideran similares a las del F-15E Strike Eagle estadounidense, así como con armamento antiaéreo y radares de tecnología rusa. También se levanta en Venezuela una fábrica de rifles Kaláshnikov, un arma que en la actualidad ya emplean las Fuerzas Armadas de Venezuela. Lavrov dijo que los nuevos acuerdos en materia militar se afinarán en mayo próximo, cuando se reúna de nuevo la comisión intergubernamental de alto nivel entre los dos países.

Apretada agenda

Antes de verse con Maduro, Lavrov con su homólogo Jorge Arreaza, con la vicepresidenta Delcy Rodríguez y con los miembros de la llamada Mesa de Diálogo Nacional. Durante su intervención, Lavrov aseguró que la crisis en torno a Venezuela «procede de los intentos de empezar una gran campaña con el fin de derrocar el Gobierno legítimo» de Nicolás Maduro «utilizando todas las opciones». Pese a que no se refirió directamente al Ejecutivo de Estados Unidos, aseguró que «los organizadores de esa campaña» han considerado «incluso el uso de la fuerza».

El ministro ruso consideró ese «escenario inaceptable» y aseguró que instarán a la comunidad internacional a «trabajar sobre este asunto en el Consejo de Seguridad» de la ONU y de ese modo «que todos cumplan con sus obligaciones internacionales para solucionar todas las disputas a través de medidas pacíficas y no se utilice la fuerza ni se amenace con utilizar la fuerza contra Estados soberanos».

La gira de canciller ruso se produce como respuesta a la ofensiva diplomática del presidente interino, Juan Guaidó. El encuentro que mantuvo con Trump y el reconocimiento expreso a su legitimidad como representante legal de los venezolanos que el presidente norteamericano le hizo en el Congreso ha supuesto un duro golpe para Maduro. Por ello, que el final de la gira latinoamericana de Lavrov fuese en Venezuela no puede entenderse como una casualidad, ni tampoco sus claros mensajes de apoyo al Gobierno de Maduro.

De ahí que Lavrov cargase contra los EE.UU., sin citarlos expresamente, y considerase inaceptables las sanciones de los departamentos de Estado y del Tesoro de Estados Unidos. «Las restricciones son ilegales y esa es la principal razón del receso de la economía de Venezuela», agregó Lavrov. En su opinión, «el objetivo claro» de esas medidas es provocar «un levantamiento popular», con el fin de acceder a las reservas petroleras del país.

Por su parte, el canciller Jorge Arreaza, agradeció la «claridad y apoyo al diálogo político en Venezuela» a la mesa de diálogo con el sector minoritario de la oposición. Subrayó que «Rusia y el presidente Putin en particular siempre han apoyado las iniciativas de diálogo que puedan conducir a acuerdos políticos para solucionar cualquier tipo de coyuntura de crisis».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Rusia promete ayuda militar a Maduro «frente a las amenazas»