La mujer más rica de África negocia devolver parte de su fortuna para evitar ir a juicio

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ, AGENCIAS

INTERNACIONAL

Toby Melville | Reuters

Dos Santos intenta pactar con Angola para no ser extraditada

02 feb 2020 . Actualizado a las 11:00 h.

El culebrón no cesa en el entorno de la considerada como la mujer más rica de África. La empresaria Isabel dos Santos (Bakú, 1973), hija del expresidente de Angola José Eduardo dos Santos y acusada de malversación de fondos angoleños, negocia con las autoridades de Luanda devolver dinero al Estado africano, asegura el semanario portugués Expresso.

La publicación sostiene que Dos Santos no quiere bajo ningún concepto ser juzgada por los delitos de corrupción de los que se le acusa y busca una «devolución de dinero al Estado angoleño como contrapartida para el fin del arresto de cuentas y bienes» a su nombre y congelados por un tribunal de Angola.

Es una medida que forma parte de las acciones emprendidas por la Justicia de ese país, donde también ha sido acusada formalmente por la Fiscalía General de mala gestión y malversación de fondos por su papel al frente de la petrolera estatal Sonangol.

Más de 700.000 documentos

Una decisión que sigue a la divulgación el pasado 19 de enero del contenido del dosier llamado Luanda Leaks, unos 700.000 documentos que exponen el entramado de sociedades pantalla, empresas en paraísos fiscales y favores políticos que hicieron de Dos Santos -fruto del primer matrimonio de su padre con la ajedrecista Tatiana Kukanova- la mujer más acaudalada de África, según Forbes, y una codiciada empresaria con negocios en decenas de países, entre ellos España.

Entre las principales revelaciones consta la transferencia al extranjero de decenas de millones de dólares de fondos públicos de Angola que Dos Santos realizó mientras dirigió Sonangol en junio del 2016 -por decreto presidencial firmado por su padre- hasta su despido a finales del 2017 con el nuevo Gobierno del presidente João Lourenço.

Ante su cada vez más compleja situación jurídica, Dos Santos está dispuesta a negociar y ya se han producido movimientos en este sentido para intentar minimizar los daños para su credibilidad y, sobre todo, para su fortuna. En concreto, los abogados de la empresaria habría presuntamente tenido conversaciones iniciales con la Fiscalía de Angola, e incluso «reuniones formales».

Fuentes cercanas al proceso dijeron que en este acercamiento ha sido fundamental la presión del expresidente Dos Santos a su hija, a la que habría pedido que consiguiera un trato para evitar dañar más su imagen pública.

Negocios diversos

La lucha contra la corrupción es una de las prioridades de la presidencia de João Lourenço, quien reemplazó en septiembre del 2017 a José Eduardo dos Santos, jefe de Estado que dirigió el país con mano de hierro desde 1979 y durante casi 40 años. Desde entonces, el Gobierno angoleño ha cancelado contratos de Isabel dos Santos realizados de manera irregular con el Estado angoleño y valorados en más de 20.000 millones de dólares.