Di Maio deja la dirección de un Movimiento 5 Estrellas en crisis

Mantendrá su cargo de ministro hasta el final de la legislatura


Roma / Corresponsal

Con la dimisión anunciada este miércoles de Luigi Di Maio como jefe político del Movimiento 5 Estrellas (M5E), se abre una nueva etapa en el partido, tal y como él mismo aseguró durante la intervención en la que confirmó una renuncia que todos esperaban: «Ha llegado el momento para esta espléndida criatura llamada M5E de refundarse. Hoy se cierra una era. He llevado a término mi deber. Han cambiado los puntos cardinales de la política, pero nosotros no queremos ser ni el nuevo norte ni el nuevo este», dijo, al tiempo que reivindicó el haber protegido al Movimiento fundado por el cómico Beppe Grillo de «trampas y aprovechadores».

En su discurso, el también ministro de Exteriores, cargo en el que seguirá «hasta el final de la legislatura», aprovechó para atacar a sus propios compañeros de partido: «Los peores enemigos están en el interior. Son aquellos que trabajan no para el grupo, sino para su propia visibilidad». Di Maio recordó los primeros diez años de lo que definió como «una fuerza visionaria única en el mundo» y destacó los resultados obtenidos y las leyes que «han cambiado la vida de los italianos». Sin citarlo, aludió también al exsocio de gobierno Matteo Salvini. «Prefiero pasar por ingenuo que por liante. Siempre he actuado en el interés de los italianos», indicó.

Con la dimisión de Di Maio a pocos días de las elecciones regionales de Emilia Romaña y de Calabria, además de asestar otro golpe a la credibilidad del Gobierno de coalición con el Partido Democrático, da inicio a un período complicado para el M5E que celebrará en marzo sus estados generales, la asamblea del partido que tendrá que elegir un nuevo jefe político, cargo que, mientras tanto, ocupará seguramente el senador Vito Crimi.

La lucha por sustituir a Di Maio se perfila dura y de resultado incierto. En los últimos meses el M5E ha ido en caída libre, tanto en intención de voto, como se ha visto en todas las elecciones del 2019, como entre sus inscritos, entre los que reina un creciente descontento por algunas de las decisiones de Di Maio. Además el grupo parlamentario ha sufrido un constante goteo de dimisiones con numerosos diputados y senadores que han pasado al grupo mixto o se han decantado por la Liga de Salvini. El ministro también ha perdido la confianza de Beppe Grillo, cansado de sacarle las castañas del fuego al que un día fue su pupilo.

Con los estados generales reclamados por la base del M5E y apoyados por el presidente de la Cámara, Roberto Fico, tendrá que cambiar la estructura de un partido en el que muchos cuestionan la figura de Davide Casaleggio, hijo del dueño de la plataforma online Rousseau desde la que se marca la línea de actuación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Di Maio deja la dirección de un Movimiento 5 Estrellas en crisis