Taiwán da la espalda a Pekín y reelige por aplastante mayoría a la presidenta Tsai Ing-wen

China reitera su oposición a la independencia de la isla

La progresista Tsai sacó veinte puntos de ventaja a su rival
La progresista Tsai sacó veinte puntos de ventaja a su rival

pekín / e. la voz

La mandataria de Taiwán, Tsai Ing-wen, logró ayer una aplastante victoria en las elecciones presidenciales, en las que sacó casi veinte puntos de ventaja al candidato prochino Han Kuo-yu. En su primera comparecencia ante la prensa, Tsai aprovechó para enviar un mensaje directo a Pekín al asegurar que la propuesta de reunificación bajo la política de «un país, dos sistemas», utilizada en Hong Kong, es «inaceptable».

La presidenta defendió que las relaciones se deben basar en la paz, el respeto y la democracia, en lugar de las amenazas, y añadió: «Espero que los resultados envíen la señal correcta a China y que sepa interpretarlos».

Tsai, al frente del Partido Democrático Progresista (PDP), logró más de ocho millones de votos, el mejor resultado desde que hay democracia en Taiwán. La amplia victoria sobre su rival le da mucho margen para seguir con su política basada en reformas sociales y en la defensa de la autonomía de Taiwán.

Han no esperó a tener los resultados definitivos para reconocer su derrota y felicitar a Tsai. Declaró a la prensa que sus esfuerzos personales no fueron suficientes, decepcionó a sus votantes» y aseguró que este lunes regresaría a su cargo de alcalde en la ciudad de Kaohsiung. Una señal de que el KMT tendrá que afrontar una nueva crisis, repensar su estrategia a largo plazo y buscar un nuevo líder.

Han ganó contra todo pronóstico las primarias de su partido el año pasado. No pertenecía a la élite del KMT y sus tintes populistas, junto a un acercamiento más moderado a China, provocaron críticas internas durante la campaña. Al conocerse los resultados, diversos cargos en la dirección del KMT dimitieron.

Pekín reafirma su postura

El Gobierno de China reiteró su oposición a que Taiwán se declare Estado soberano. «Nos oponemos a cualquier forma de independencia de Taiwán», indicó Ma Xiaoguang, portavoz de la Oficina de Asuntos de Taiwán del Consejo de Estado (el Ejecutivo chino). Ma recordó que seguirán buscando la «reunificación pacífica» de la isla con la China continental con el principio de «un país, dos sistemas».

Las protestas de Hong Kong han estado muy presentes en los comicios y han impulsado la candidatura de Tsai, que basó su campaña en la defensa de la democracia de Taiwán. La victoria de la presidenta y del PDP tensará las relaciones con Pekín. Uno de los escenarios posibles es que China aumente la presión militar sobre Taiwán con maniobras cerca de sus costas para intimidar a la población. En el 2005, China aprobó una ley que autoriza la intervención militar si la isla declara la independencia. Y el año pasado el presidente Xi Jinping ya amenazó con esta solución.

Oficialmente, China ha asegurado durante la campaña que no deseaba interferir en una elección local de «una de sus provincias», como describe a Taiwán.

Aparte del deseo de reunificarse en una sola China, bajo el gobierno del Partido Comunista, la anexión de Taiwán aportaría otras ventajas a Pekín. Taiwán está entre las primeras 20 economías del mundo, podría mejorar su capacidad en I+D y la isla es una excelente posición para ampliar el poder militar de Pekín en el mar de China.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Taiwán da la espalda a Pekín y reelige por aplastante mayoría a la presidenta Tsai Ing-wen