La llegada de las tropas turcas a Libia oficializa la entrada de Ankara en el conflicto

La Voz REDACCIÓN

INTERNACIONAL

Los combatientes del Gobierno de Serraj  se cubren del fuego enemigo en la línea del frente de A Khalla
Los combatientes del Gobierno de Serraj se cubren del fuego enemigo en la línea del frente de A Khalla Amru Salahuddien | Europa Press

Borrell alerta contra una inminente escalada de la violencia en Trípoli

06 ene 2020 . Actualizado a las 19:08 h.

Las tropas de Turquía comenzaron a desembarcar ayer en Libia con el objetivo de sostener al Gobierno reconocido por la ONU en Trípoli (GNA) y ampliar la misión de las unidades de drones turcos clase Bayraktar TB2 que combaten en el país norteafricano al mariscal Jalifa Hafter, que pasado abril lanzó una ofensiva contra la capital.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan anunció el domingo el despliegue, pero evitó aclarar el volumen de tropas previsto, su posible intervención en combate y el eventual empleo de mercenarios sirios, informa Efe.

La presencia turca no supone una novedad: además de los aviones no pilotados desplegados en una base de la ciudad-estado de Misrata, único gran aliado local del Gobierno encabezado por Fayez al Serraj, agentes de los servicios de inteligencia de Ankara asesoran desde hace meses a la operación Volcán de la Ira y unidades de élite encubiertas apoyan a las milicias sobre el terreno.

Alerta de la UE

El jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, alertó ayer de una inminente escalada de violencia alrededor de Trípoli, tras acontecimientos como el ataque registrado el fin de semana contra la escuela militar de Juhba, en el que al menos 42 cadetes perdieron la vida. El bombardeo fue atribuido a Hafter y a las fuerzas aéreas de los Emiratos Árabes Unidos. El Ejecutivo de Al Serraj decretó tres días de luto y considera romper relaciones con los Emiratos, principal aliado del Hafter en su largo asedio a la capital. «No esperamos una posición estadounidense, ni ninguna otra, para derrotar a Haftar. Basta el apoyo de Turquía o Catar», declaró el ministro de Interior del GNA, Fathi Bashagha.

«Condenamos ataques como el del sábado contra una escuela militar y que solo traen consigo más violencia y sufrimiento», reacción el alto representante y vicepresidente de la Comisión Europea en un comunicado recogido por Europa Press. Borrell aboga por una «solución política» para la crisis de Libia y llama a las partes a participar de un proceso político dirigido por la ONU. «La UE encaminará sus esfuerzos a encontrar una solución pacífica y política», añade.