Tensión en Venezuela: el chavismo trata de fulminar a Juan Guaidó

Tras una angustiosa jornada, el Parlamento lo ratifica como presidente de la Asamblea

Juan Guaidó trata ede acceder al interior de la Asamblea Nacional de Venezuela saltando la verja y el control policial
Juan Guaidó trata ede acceder al interior de la Asamblea Nacional de Venezuela saltando la verja y el control policial

Caracas / Corresponsal

Jornada angustiosa en Venezuela. Luego de que, manu militari, el régimen de Nicolás Maduro designase una directiva de la Asamblea Nacional que no incluía a Juan Guaidó, el Parlamento abrió otra sesión, esta vez fuera del Palacio Legislativo, y designó al dirigente opositor venezolano nuevamente como presidente de la cámara para el período 2020-21.

La elección de Luis Parra -un diputado expulsado del partido opositor Primero Justicia, cuestionado desde el año pasado por estar supuestamente incurso en un hecho de corrupción que compromete también al chavismo- como presidente del Parlamento causó una ola de indignación en el mundo entero: el régimen instaló hasta cinco puntos de control para impedir la llegada de los diputados, y obligó al propio Guaidó a intentar saltar la verja del Palacio Legislativo. Se realizó sin conformar cuórum y sin siquiera revisar la votación, y con los votos de la fracción del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela.

La reacción internacional no se hizo esperar: Estados Unidos, Canadá, Colombia, Paraguay, Bolivia, Ecuador y Brasil exigieron al régimen de Maduro respeto a la independencia del Parlamento. También lo hizo el Ministerio de Exteriores de Portugal, y el embajador de Francia en Venezuela, Romain Nadal, expresó que «en las próximas horas» la Unión Europea se pronunciaría sobre el tema. Aunque el Gobierno español en funciones no manifestó su opinión, los hechos de ayer en Caracas fueron repudiados por la cuenta Twitter del PSOE Internacional, algo que también hizo Pablo Casado, secretario del PP.

Entre tanto, la Asamblea se reunió a final de la tarde en la sede del diario El Nacional, en Caracas, y puso en marcha otra sesión, designando a Guaidó nuevamente como presidente del Parlamento. «Han sido horas muy duras, hemos visto danzar maletines llenos de sangre, de dinero, dieron un millón de dólares [por diputado]», denunció la diputada Delsa Solórzano. «Cada uno de esos dólares está manchado con la sangre de los niños que mueren en los hospitales, de los asesinados, de los torturados por la dictadura», afirmó quien dirigió la sesión del Parlamento, que sí realizó el debido proceso para la designación de Guaidó, y que estuvo acompañada por buena parte del cuerpo diplomático presente en el país.

Parra, en tanto, convocó a una sesión para mañana, que seguramente será avalada por el Tribunal Supremo de Justicia afín al régimen. Desde la oposición, mientras tanto, se denunció un intento de detener a Guaidó una vez se realizara la sesión parlamentaria. Funcionarios de paisano, supuestamente pertenecientes a la policía política y militar del régimen de Maduro, cercaron la sede del diario donde se realizó la sesión parlamentaria. Mientras, Maduro inauguraba un estadio de béisbol. Allí reconoció a Parra como presidente del Parlamento y afirmó que Guaidó no tenía los votos para ser presidente del Legislativo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Tensión en Venezuela: el chavismo trata de fulminar a Juan Guaidó