La Unión Europea pide que Boris Johnson no rechace ampliar la transición tras el «brexit»

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, reclama más tiempo para negociar la relación continental con el Reino Unido


Londres / E. La Voz

La decisión de Boris Johnson de cerrarle las puertas por ley a la posibilidad de extender el período de transición tras el brexit, más allá del 31 de diciembre del 2020, inquieta en Bruselas, donde consideran que el tiempo no es suficiente para negociar la relación futura entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido.

Por ello, le piden que reconsidere su posición. La solicitud la realizó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, quien en una entrevista a una revista francesa expresó su «seria preocupación» por que el lapso de 11 meses tras la materialización de la salida de Londres del bloque comunitario no basta para fijar las reglas que regularán el trato posterior entre las dos orillas del canal.

«No se trata solo de negociar el acuerdo de libre comercio, sino otros muchos asuntos», afirmó la exministra alemana de Defensa. Calificó de «drama» este divorcio y descartó otros en el futuro porque ha «sido una lección amarga para los populistas», a los que la realidad les ha probado que «a ningún país le ayuda ir en solitario».

El pasado viernes el Parlamento británico aprobó el acuerdo que Johnson selló con Bruselas en octubre para materializar el brexit, por lo que ya es casi un hecho que el retiro se producirá el 31 de enero. Pese a la salida, el país seguirá dentro de la unión aduanera y del mercado único de manera temporal hasta la Nochevieja del próximo año, aunque con la posibilidad de extender esa situación por dos años.

Johnson ha rechazado esta oferta no solo verbalmente sino con acciones. Así, en el texto que llevó a la Cámara de los Comunes incluyó una enmienda que le prohíbe a su Gobierno prolongar el llamado período de transición. El premier considera que once meses son más que suficientes para alcanzar un acuerdo de libre comercio y lograr pactos en transporte, seguridad y lucha contra el terrorismo o intercambio de datos.

Evitar un «brexit» abrupto

Pero Ursula von der Leyen no tiene la misma visión optimista. «Creo que es necesario que las dos partes nos preguntemos seriamente si esas negociaciones se pueden llevar a término en tan poco tiempo», dijo. El 1 de julio es cuando las partes deberán decidir si necesitan más tiempo para evitar un brexit abrupto, porque el acuerdo de octubre no cerró las puertas a la posibilidad de que los intercambios comerciales se vean interrumpidos y los aranceles vuelven a imponerse, sino que alejó esta amenaza unos meses más.

La petición de la presidenta de la CE cayó en saco roto. «El primer ministro ha sido claro en que no habrá una extensión del período de transición», declaró un portavoz del 10 de Downing Street. Pese a que desde el Gobierno insisten en que el brexit desatará «el potencial» del Reino Unido y allanará el camino a nuevas oportunidades para los negocios, la realidad muestra lo contrario. El Banco de Inglaterra anunció ayer que reduce sus pronósticos de crecimiento para el cuarto trimestre del año al 0,1 % y estima que la economía apenas crecerá este año un 1 %, lo cual supone el peor resultado para un escenario no recesivo desde la II Guerra Mundial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Unión Europea pide que Boris Johnson no rechace ampliar la transición tras el «brexit»