bruselas / e. la voz

La apuesta climática, el nuevo presupuesto de la Unión Europea y la relación con Reino Unido pretendían ser los tres pilares clave del consejo de la puesta de largo del nuevo equipo europeo. Sin embargo, en la primera jornada el clima ha acaparado toda la atención. Es el primer Consejo Europeo con los nuevos presidentes en plena facultad de poderes: la alemana Ursula von der Leyen al frente de la Comisión Europea, el belga Georges Michel capitaneando el Consejo Europeo y la francesa Christine Lagarde y el italiano David María Sassoli, invitados a la reunión y a cargo del Banco Central Europeo y del Parlamento Europeo, respectivamente. También ha sido la primera vez para Josep Borrell como jefe de la diplomacia europea. Europa también cuenta en esta reunión con dos nuevas primeras ministras: Sophie Wilmés, que ha tomado las riendas de Bélgica y Sanna Marin, la primera ministra finlandesa, que entró en el cargo el pasado martes y se ha coronado como la persona más joven en alcanzar este puesto en la Unión Europea.

Los líderes de los 27 Estados miembros (Reino Unido celebraba ayer elecciones este jueves y no ha acudido ningún representante) se han reunido con el objetivo de alcanzar un compromiso climático y continuar el debate en materia presupuestaria para los próximos siete años. El Pacto Verde se ha alargado más de lo previsto, por lo que los Estados miembros han decidido aparcar el debate presupuestario para debatirlo en una cumbre extraordinaria que se convocará previsiblemente a finales de febrero de 2020.

La salida del Reino Unido de la Unión Europea tiene un tremendo impacto en el presupuesto del continente y los Estados miembros deben debatir cómo compensar la aportación de la isla. La práctica totalidad del club europeo no respalda la propuesta puesta encima de la mesa por la presidencia finlandesa: un presupuesto equivalente al 1,07 % de la renta nacional bruta conjunta. Difieren los motivos: mientras que algunos países como España se sienten más cómodos con la propuesta de la Comisión Europea en 2018, del 1,11%, el bloque formado por Dinamarca, Austria, Holanda y Suecia dice no poder comprometerse a más de un 1%.

En la primera jornada también han sacado tiempo para comentar la situación de la Organización Mundial del Comercio (OMC) con los aranceles impuestos por Estados Unidos como telón de fondo. También las implicaciones del acuerdo entre Turquía y Libia en relación con Grecia y Chipre.

La otra gran incógnita de la cumbre es la futura relación con Reino Unido. .Si tal y como apuntan las encuestas, Boris Johnson alcanza una mayoría absoluta, la reunión versará sobre información precisa para ir fijando la futura relación tras la desconexión efectiva. Si el ex primer ministro alcanza una mayoría simple, se abriría de nuevo el melón y todas las opciones estarían encima de la mesa: brexit duro, uno ordenado, una nueva prórroga, etc. Fuentes diplomáticas no contemplan otra opción.

La primera ministra finlandesa ha defendido el presupuesto presentado por su país, tildándolo de «propuesta equilibrada». Por su parte, el jefe del Ejecutivo español en funciones, Pedro Sánchez, al igual que el presidente francés, Emmanuel Macron, aboga por un objetivo ambicioso desde el punto de vista presupuestario «para defender políticas tradicionales que están haciendo mucho bien al medio rural, como la PAC o las políticas de cohesión».

El portugués António Costa ha declarado no sentirse optimista y ve lejano un acuerdo. Por su parte la presidenta danesa, Mette Frederiksen, se ha escudado en que todos los países afrontan retos para defender su austeridad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los líderes de la UE aparcan el debate del presupuesto comunitario para el 2020