El populismo italiano se hunde en las encuestas y ya amenaza con una triple escisión

maría Signo ROMA / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

ALESSANDRO DI MEO | EFE

La división en el seno del M5E pone en riesgo el Gobierno

06 dic 2019 . Actualizado a las 09:56 h.

El Movimiento 5 Estrellas (M5E) que hace diez años fundó el cómico italiano Beppe Grillo vive sumido en una crisis que podría acabara con el sueño y las esperanzas de cambiar el sistema político basado en los partidos tradicionales. Las divisiones internas, la falta de un líder y la caída en las encuestas están marcando su trayectoria en los últimos meses. Con el cambio de aliado en el Gobierno, dejando atrás a Matteo Salvini y la ultranacionalista Liga por un giro más al centro izquierda de la mano del Partido Democrático (PD) de Nicola Zingaretti, no solo no se han solucionado los problemas internos, sino que parece haberse acentuado la división entre las diferentes corrientes, mientras el liderazgo de Luigi Di Maio, ahora ministro de Exteriores, cada vez está más en entredicho.

Dejando a un lado su decisión de no intervenir, hace pocos días Grillo se reunió con Di Maio a fin de blindar su posición dentro del M5E y reafirmar su apoyo a la alianza con el PD en el Gobierno: «Cuando hablo de proyectos con la izquierda, hablo de grandes proyectos. Se necesita un poco de coraje», afirmaba el cómico, que además añadió: «Luigi Di Maio trabaja 25 horas al día y no puede ser sustituido bajo ninguna razón, es más, va apoyado y yo estaré ahí para darle una mano».

Para algunos, el «odiado» PD

Dentro del M5E hay quien no ha aceptado de buen grado el acercamiento al «odiado» PD -símbolo para muchos de partido corrupto y sostenedor de la «vieja política»- y preferiría volver a gobernar con la Liga. Los más pragmáticos son los reformistas, que han visto la alianza con la izquierda tradicional como la única posibilidad para llevar adelante el plan de reformas. Un grupo más minoritario pide una tercera vía, que es la de volver a los orígenes, cuando el M5E era independiente y no se aliaba con nadie.