Los huelguistas vuelven a la calle en Colombia pese a que Duque acepta dialogar

El Gobierno modifica el cuestionado proyecto de ley tributaria

Un manifestante muestra un cartel contra el presidente Duque en una calle de Bogotá
Un manifestante muestra un cartel contra el presidente Duque en una calle de Bogotá

Bogotá / E. La Voz

Miles de colombianos volvieron a tomar ayer las calles del país para protestar contra el Gobierno del uribista Iván Duque. «El presidente no ha querido entender que Colombia ha cambiado. En los últimos 40 años la ciudadanía no había expresado su inconformidad como lo está haciendo estos días. El país ya no va a ser igual», declaró a La Voz de Galicia Fabio Arias, fiscal nacional de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia. «Resistencia carajo», gritaba un grupo de personas a sus espaldas, presentes, como el sindicalista, en la manifestación multicolor que recorrió ayer el centro de Bogotá.

Globos, banderas tricolores y pancartas con demandas se mezclaron con el ruido de tambores y silbatos en las calles de la capital.

Las movilizaciones comenzaron el pasado 21 de noviembre. Quienes marchan por las avenidas del país reclaman la cancelación de la reforma tributaria y de cambios previstos en pensiones y en materia laboral. Piden también el desmantelamiento de la policía antidisturbios, el cumplimiento del referendo anticorrupción del 2018 y la aplicación de los acuerdos de paz con la disuelta guerrilla de las FARC.

El presidente Duque accedió, el pasado fin de semana, a sentarse a dialogar con los miembros del Comité Nacional de Paro, formado por centrales obreras, sindicatos y movimientos sociales, estudiantiles e indígenas. La primera reunión tuvo lugar el martes, sin que se llegase a un acuerdo entre las partes, después de tres horas de conversación. Ese mismo día, se produjo en el Congreso, donde el Centro Democrático de Duque no tiene mayoría, el primer debate de la ley de reforma tributaria, que quienes se manifiestan en las calles califican de regresiva.

Proyecto gubernamental

Las comisiones económicas aprobaron el proyecto gubernamental, a falta de que sea discutido en las sesiones plenarias de la Cámara de Diputados y del Senado. El Cambio Radical, partido del exvicepresidente Germán Vargas Lleras, dio un giro en su planteamiento, después de que Duque introdujese algunas modificaciones, y apoyó la legislación.

«El mensaje que dieron ayer en el Congreso la mayoría de los partidos que se consideraban independientes, pero que han terminado apoyando al Gobierno, es que no quieren atender ninguna de nuestras peticiones. Vemos a un Ejecutivo y un Legislativo de espaldas al país», señala el sindicalista Arias.

«No estamos negociando el Estado», dijo, por su parte, Diego Molano, designado por Duque para coordinar los diálogos con los distintos actores del país. «Hay que profundizar sobre cada uno de esos temas. En unos el Gobierno puede entender que haya que cambiar políticas públicas, y lo podemos hacer», añadió.

Algunos de los presentes en la marcha no creen en las conversaciones. «El diálogo que propone Duque es improductivo. Pretende dilatar las conversaciones, sin proponer soluciones de fondo. Todo eso concita a la gente a luchar», cree José Medina, un profesor universitario presente en la manifestación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los huelguistas vuelven a la calle en Colombia pese a que Duque acepta dialogar