Francia considera «inaceptables» las amenazas de Trump de imponer aranceles al lujo

Los nuevos aranceles recaerán sobre 63 productos franceses, entre ellos el champán, los bolsos y el queso, y responden a la tasa de París a las tecnológicas estadounidenses

El champán, uno de los productos afectados
El champán, uno de los productos afectados

París / Colpisa

La breve reconciliación que Donald Trump y Emmanuel Macron escenificaron en la cumbre del G7 en Biarritz parece haber llegado a su fin. La amenaza de nuevos aranceles para productos de lujo que el presidente estadounidense acaba de anunciar como represalia a la imposición francesa a los gigantes de Internet es «inaceptable», ha dicho hoy el ministro de Economía galo, que espera que Bruselas «responda con fuerza» a la provocación. Francia no piensa dar marcha atrás en un impuesto que grava con el 3 % del volumen de negocio a tecnológicas como Google o Amazon.

Estados Unidos ha amenazado con imponer una tasa del 100 % a productos franceses como el champán, el queso roquefort o los bolsos, un arancel que podría aplicarse en los próximos 30 días. «No es el comportamiento que esperamos de Estados Unidos con uno de sus principales aliados, Francia, y de manera general, con Europa», ha dicho Bruno Le Maire en una entrevista con Radio Classique. El Gobierno francés ya se ha puesto en contacto con la nueva Comisión Europea para asegurarse de que la respuesta de Bruselas sea contundente.

Los aranceles que quiere imponer Estados Unidos por valor de 2.160 millones de euros buscan, según la autoridad de comercio exterior de Washington, castigar a «los regímenes fiscales digitales que discriminan o imponen cargas indebidas a las empresas estadounidenses».

En su punto de mira también están Austria, Italia o Turquía, con impuestos similares. Le Maire ha dicho hoy que «no quiere entrar en el conflicto», y que el impuesto francés, promulgado este año, no se dirige específicamente a las empresas estadounidenses, sino que busca restablecer «una justicia fiscal». La ley francesa obliga a pagar el 3 % de la facturación a empresas tecnológicas cuyas ventas superen a nivel mundial los 750 millones de euros, o los 25 en Francia. Con esta iniciativa espera recaudar unos 510 millones de euros anuales.

Trump ya amenazó con imponer aranceles «como nunca antes hayan visto» al vino francés, una crisis que Macron consiguió desactivar durante la cumbre del G7 el pasado agosto. El francés se comprometió entonces a retirar su tasa conocida como GAFA (por los gigantes Google, Amazon, Facebook y Apple) cuando se ponga en marcha la armonización fiscal internacional que se negocia en el seno de la OCDE y que debería de estar lista para la próxima cumbre del G20 el año que viene. Francia también se comprometió a reembolsar de forma retroactiva la posible diferencia que hubiera cobrado de más a estas empresas.

Hoy, el secretario general del organismo, Angel Gurría, quiso quitar hierro al asunto y ha querido ver en las amenazas estadounidenses «una especie de recordatorio», que sirva a los países para acelerar en la creación de ese «esquema mundial», del que «esperamos tener los elementos en enero, en junio una claridad mayor en cuanto a la dirección y que durante los últimos meses del año podamos armar todo el paquete», dijo a un pequeño grupo de periodistas en París.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Francia considera «inaceptables» las amenazas de Trump de imponer aranceles al lujo