Merkel advierte al SPD que no renegociará el pacto de coalición

patricia baelo BERLÍN / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

ALEXANDER BECHER | EFE

Los socialdemócratas deben fijar su rumbo ante la crisis abierta

03 dic 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

La mayoría de los alemanes están hartos de la gran coalición desde hace tiempo, pero temen más la inestabilidad que podría apoderarse del país a raíz de la ruptura de la alianza entre conservadores y socialdemócratas. En el SPD lo saben, y por eso tratan de calmar los ánimos, después de que el sábado el dúo integrado por Norbert Walter-Borjans y Saskia Eskens, dos figuras del ala izquierdista y crítica con el pacto de Gobierno, se proclamara ganador para dirigir el partido.

El inesperado resultado de la consulta entre las bases socialistas ha provocado un terremoto en el SPD, que debe decidir ahora qué rumbo seguir para salir de la crisis de identidad en la que se encuentra, y en todo el tablero político alemán.

«El partido no va a caer en el caos», aseguraba ayer Malu Dreyer, presidenta interina del SPD hasta que asuman la jefatura Walter-Bojans y Eskens, que antes deberán ser ratificados en el congreso que se celebrará el fin de semana en Berlín. Los nuevos líderes exigen revisar algunos temas del contrato que firmaron con sus socios de coalición en marzo del 2018, tales como la lucha contra el cambio climático, la agenda social y el aumento de la inversión pública. Así lo desean las juventudes socialdemócratas y el resto de la fracción izquierdista, que plantean la renegociación del pacto, de acuerdo a la cláusula incluida en el texto que prevé su evaluación a mitad de la legislatura, o su salida del Ejecutivo para intentar regenerarse en la oposición.