Merkel advierte al SPD que no renegociará el pacto de coalición

Los socialdemócratas deben fijar su rumbo ante la crisis abierta


berlín / corresponsal

La mayoría de los alemanes están hartos de la gran coalición desde hace tiempo, pero temen más la inestabilidad que podría apoderarse del país a raíz de la ruptura de la alianza entre conservadores y socialdemócratas. En el SPD lo saben, y por eso tratan de calmar los ánimos, después de que el sábado el dúo integrado por Norbert Walter-Borjans y Saskia Eskens, dos figuras del ala izquierdista y crítica con el pacto de Gobierno, se proclamara ganador para dirigir el partido.

El inesperado resultado de la consulta entre las bases socialistas ha provocado un terremoto en el SPD, que debe decidir ahora qué rumbo seguir para salir de la crisis de identidad en la que se encuentra, y en todo el tablero político alemán.

«El partido no va a caer en el caos», aseguraba ayer Malu Dreyer, presidenta interina del SPD hasta que asuman la jefatura Walter-Bojans y Eskens, que antes deberán ser ratificados en el congreso que se celebrará el fin de semana en Berlín. Los nuevos líderes exigen revisar algunos temas del contrato que firmaron con sus socios de coalición en marzo del 2018, tales como la lucha contra el cambio climático, la agenda social y el aumento de la inversión pública. Así lo desean las juventudes socialdemócratas y el resto de la fracción izquierdista, que plantean la renegociación del pacto, de acuerdo a la cláusula incluida en el texto que prevé su evaluación a mitad de la legislatura, o su salida del Ejecutivo para intentar regenerarse en la oposición.

Reunión con la Ejecutiva

«Para mí el tema de la justicia social solo se puede implementar fuera de la alianza», afirmaba la diputada del SPD Hilde Mattheis. Sin duda sus declaraciones añaden aún más tensión al encuentro que mantienen hoy la Ejecutiva del partido y los nuevos presidentes con el fin de acercar posturas que eviten un cisma entre las dos corrientes de la formación. Una formación que se ha ido desgastando con cada una de sus legislaturas al lado de Angela Merkel, y ocupa el tercer puesto en los sondeos de intención de voto, por detrás de la CDU, los Verdes y la ultraderechista AfD.

Sin embargo, la respuesta de sus socios conservadores no tardó en llegar. «No se plantea una renegociación», subrayó el portavoz de Merkel. Según Steffen Seibert, la canciller alemana sí que está dispuesta a dialogar, «como es propio de una coalición». En la misma línea se expresaba horas antes su delfina y líder de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer. «Que se produzca un cambio en la dirección de un partido de Gobierno no significa que se deba renegociar de nuevo al completo el pacto», dijo la conocida como AKK en televisión. No solo la cúpula conservadora se niega a ceder ante el SPD, sino que el jefe del grupo parlamentario de la CDU, Ralph Brinkhaus, ya advirtió de que «el Ejecutivo no virará hacia la izquierda».

Y mientras se barajan los posibles escenarios que dejaría la ruptura de la alianza, en la vecina Austria arrancó ayer la fase final de las negociaciones entre los conservadores del ÖVP y los Verdes, la fórmula de Gobierno que podría adoptar Alemania muy pronto, según los analistas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Merkel advierte al SPD que no renegociará el pacto de coalición