El duelo entre Macron y Trump centra la cumbre del 70 cumpleaños de la OTAN

El estadounidense abre un nuevo frente de su guerra comercial y castiga a Brasil y Argentina

Trump despegó ayer rumbo a Londres para participar en en la 70ª cumbre de la OTAN
Trump despegó ayer rumbo a Londres para participar en en la 70ª cumbre de la OTAN

Washington / E. La Voz

En su 70 aniversario, la OTAN vive una crisis existencial y dos de los principales portavoces del descontento se reunirán hoy en una cumbre de la organización en Londres. El duelo entre los presidentes de Estados Unidos y Francia se da por hecho, aunque en sus encuentros personales prima una cortesía que tiende a desaparecer en la distancia. Emmanuel Macron decretó recientemente la «muerte cerebral» de la Alianza, mientras Donald Trump, que en el pasado la calificó de «obsoleta», llega con su ya rutinario mensaje a los socios de exigir un mayor gasto en defensa.

Dos críticos que, sin embargo, difieren en la solución. La del francés pasa por una redefinición de los objetivos, la del estadounidense por una mayor inversión. La estrategia del galo incluye una entente con Pekín que difícilmente aceptará Washington, con una guerra comercial que se prolonga año y medio y cuya solución, aunque sea parcial, sigue sin llegar. Además, Macron mantiene un frente abierto con Turquía por su invasión del nordeste sirio, mientras Trump se declaraba recientemente «gran fan» de Recep Tayyip Erdogan, a pesar de que, al igual que el resto de miembros de la OTAN, Estados Unidos le afea la compra del sistema de antimisiles ruso, S-400.

Antes de salir hacia Londres, Donald Trump se adjudicó méritos. «El secretario [general de la OTAN, Jens] Stoltenberg dijo que somos responsables..., que yo soy responsable de conseguir unos 130.000 millones de dólares extra de otros países a los que protegemos y no estaban pagando». Una cifra que Donald Trump infla pero apunta al objetivo del 2 % del PIB en gasto militar que Washington exige a los socios y que estos se comprometieron alcanzar para el 2024 durante la cumbre de Gales del 2014. Antes de reunirse con Macron, el presidente mantendrá un desayuno de trabajo con Stoltenberg.

Trump, que mide sus relaciones internacionales en términos de negocio, salió de viaje tras anunciar la imposición de aranceles a las importaciones de acero y aluminio de Brasil y Argentina. Un anuncio sorpresa que golpea a uno de sus aliados políticos más estrechos, el presidente brasileño Jair Bolsonaro, y que justificó por «la devaluación masiva» de las divisas de ambos países que, en su opinión, perjudican a los granjeros de Estados Unidos. Se suma así un nuevo frente a las varias guerras comerciales que tiene abiertas la Casa Blanca

Interferencia electoral

Donald Trump aterriza en un Reino Unido inmerso en la campaña para las generales del 12 de diciembre. El presidente ha mostrado repetidamente su favoritismo por Boris Johnson, pero de camino a Londres todavía no estaba confirmada una bilateral entre ambos. Hace tan solo un mes, el mandatario estadounidense telefoneó al programa de radio de Nigel Farage, líder del Partido del Brexit, para arremeter contra el laborista Jeremy Corbyn, de quien dijo que «es muy malo para vuestro país». En una entrevista el pasado viernes, Boris Johnson puso la venda antes de una posible herida. «Como queridos aliados y amigos, no tenemos por costumbre involucrarnos en las campañas de las elecciones de otros», le advirtió a Trump.

Trump abandona EE.UU. en medio de los trabajos sobre su impeachment en la Cámara Baja. La Casa Blanca ha rechazado participar en la primera audiencia pública a la que había sido invitada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El duelo entre Macron y Trump centra la cumbre del 70 cumpleaños de la OTAN