Jean-Claude Juncker dice adiós a Bruselas y pasa a la reserva

Salvador Arroyo BRUSELAS / COLPISA

INTERNACIONAL

Jean Claude-Juncker, en su última comparecencia como presidente de la Comisión Europea en la abarrotada sala de prensa del edificio Berlaymont, la sede del Ejecutivo de Bruselas
Jean Claude-Juncker, en su última comparecencia como presidente de la Comisión Europea en la abarrotada sala de prensa del edificio Berlaymont, la sede del Ejecutivo de Bruselas OLIVIER HOSLET | Efe

El luxemburgués será recordado por su peculiar humor y por ser el dirigente que evitó la salida de Grecia del euro

29 nov 2019 . Actualizado a las 20:07 h.

«Bueno, se acabó, que tengo hambre». Así cerraba el viernes Jean Claude-Juncker su última comparecencia como presidente de la Comisión Europea en la abarrotada sala de prensa del edificio Berlaymont, la sede del Ejecutivo de Bruselas. Esa frase, en boca de otro político, hubiera golpeado como una insolencia, pero dicha por el luxemburgués (y teniendo muy en cuenta su perfil y el contexto, su despedida) se tomó con humor; era otro «detalle Juncker».

El líder que ha sido referencia de la UE los últimos cinco años (aunque entregado al proyecto común muchos más como presidente del Eurogrupo y del Consejo Europeo) pasa a la reserva. A poco más de una semana de cumplir los 65, cede su despacho a Ursula von der Leyen a la que deja solo un mensaje: «Cuide de la Unión Europea». Y le desea mejor suerte que la que ha tenido él, marcada por una concatenación de conflictos que han situado el proyecto común en una situación delicada.

La espina del «brexit»

La crisis de la deuda soberana, el colapso económico de Grecia, el flujo descontrolado de refugiados que huían de la guerra de Siria y el ascenso del euroescepticismo han golpeado la legislatura del veterano luxemburgués. Será recordado como el dirigente que evitó que Grecia fuera expulsada del euro. Algo en lo que ha venido incidiendo mucho los últimos meses, sin obviar la crítica a las capitales. Y se va con la espina del brexit. En comparecencias públicas y entrevistas ha lamentado no haber entrado de lleno en la campaña del referendo del 2016 para defender el mensaje proeuropeo.