Desalojan por la fuerza a los fieles a Morales que bloqueaban una planta de gas

Unos cuarenta camiones cisterna llevaron combustible a la capital de Bolivia, donde había comenzado a sentirse el desabastecimiento

Policías y militares llegaron a Senkata para acabar con el bloqueo de la planta de hidrocarburos
Policías y militares llegaron a Senkata para acabar con el bloqueo de la planta de hidrocarburos

La Paz / E. La voz

Escala la tensión en Bolivia. Centenares de policías y militares se presentaron, a media mañana del martes, en la planta de hidrocarburos de Senkata, bloqueada desde hace unos días por manifestantes afines a Evo Morales, para permitir la salida de camiones cisterna con combustible hacia La Paz, donde había comenzado a sentirse el desabastecimiento de combustible.

Los efectivos se presentaron en el lugar, situado en la ciudad de El Alto, vecina a la capital, fuertemente armados. Al menos cuarenta camiones cisterna salieron de Senkata, a los pocos minutos de su llegada, escoltados por los militares y la policía. Al mismo tiempo, se produjeron enfrentamientos con quienes se mantenían bloqueando el lugar. Informaciones preliminares, a confirmar, dan cuenta de, al menos, un muerto, y varias personas heridas graves. Los choques se acrecentaron después de que policías y militares regresasen al lugar tras escoltar a los camiones cisterna.

Afines a Morales dinamitaron uno de los muros de la planta, para intentar acceder al interior, fuertemente custodiado. No llegaron a entrar a Senkata. 

Posibles elecciones

Los manifestantes que bloqueaban la planta de combustible pedían la renuncia inmediata de Jeanine Áñez, declarada presidenta interina de Bolivia el pasado martes, tras la renuncia el domingo de Morales, forzada por el Ejército y la Policía.

Los hechos ocurrieron a pocos kilómetros de la zona gubernamental de La Paz, donde trabaja el Gobierno interino, que parece dispuesto a llamar a elecciones anticipadas mediante un decreto, ante la falta de entendimiento con los parlamentarios del Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales, que ocupan dos tercios de los escaños del Congreso. Ante de convocar elecciones el Gobierno interino quiere renovar a los cargos del Consejo Electoral.

Los diputados de MAS planeaban celebrar esta martes una sesión por su cuenta. Se preveía que llamasen a elecciones, por un lado, o que desconociesen la renuncia de Morales, por otro, mostrando una aparente división en sus filas.

Pero los congresistas del MAS comunicaron, a media mañana, mientras sucedían los hechos en Senkata, que cancelaban el encuentro «a efectos de crear y contribuir a la generación de un ambiente propicio para el diálogo y la consiguiente pacificación» de un país que afronta los momentos más duros de los últimos 15 años.

Desde su exilio en México, Evo Morales insiste en que el Gobierno de España y algunas «personalidades expertas», entre las que nombró a José Luis Rodríguez Zapatero, podrían contribuir a pacificar Bolivia. Ya hay un intento de mediación en marcha por parte de la Conferencia Episcopal de Bolivia, con el apoyo de España, la UE y la ONU. Por otra parte, Human Rights Watch (HRW) ha acusado al Gobierno interino de adoptar medidas «abusivas» como dar más libertad de acción a las fuerzas de seguridad a la persecución de opositores políticos y periodistas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Desalojan por la fuerza a los fieles a Morales que bloqueaban una planta de gas