Evo Morales teme una guerra civil en una Bolivia sumida en el caos

Más de veinte muertos y 700 heridos desde el estallido de la crisis el 20 de octubre

Campesinos seguidores de Evo Morales lamentan la muerte de un hombre en Sacaba, cerca de Cochabamba
Campesinos seguidores de Evo Morales lamentan la muerte de un hombre en Sacaba, cerca de Cochabamba
La Voz
redacción / la voz

El expresidente Evo Morales, asilado en México desde el pasado 12 de noviembre, tiene «mucho miedo» al estallido de una guerra civil. «Ahora vienen grupos violentos», advirtió Morales, entrevistado por la agencia Efe.

El líder indígena reclamó ayer un «gran diálogo nacional» como única manera de acabar con la violencia que parte en dos Bolivia y abrió la puerta a la mediación internacional con presencia de la ONU, la Unión Europea e incluso del papa Francisco.

«Hago un llamamiento a mi pueblo; pobres, humildes o pudientes; no podemos estar enfrentados», dijo Morales, quien dijo arrepentirse de «haber equipado las Fuerzas Armadas» de Bolivia, que cuando él llegó al poder en el 2006 solo tenían «un helicóptero», y ahora usan su armamento «contra el pueblo».

«Represión combinada»

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha elevado a 23 el número de muertos y a 715 el de heridos en los incidentes durante la crisis en Bolivia tras las elecciones del pasado 20 de octubre. La comisión explicó en la red social Twitter que ha actualizado las cifras de víctimas en Bolivia contabilizando «los 9 fallecidos y 122 heridos desde la represión combinada de la policía y fuerzas armadas», por la masacre que convirtió el viernes Cochabamba en un campo de batalla, en la jornada más sangrienta de una crisis que suma ya 29 días entre movilizaciones sin tregua desde diferentes sectores sociales y políticos, que han sumido en el caos al país.

Evo Morales lamentó ayer el posicionamiento de países europeos como el Reino Unido, por haberse situado al lado de Estados Unidos y apoyar lo que considera un «golpe de Estado».

Por su parte, la autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, recibió el sábado en el Palacio de Gobierno al embajador Jean Arnault, enviado de Naciones Unidas como mediador en la crisis de Bolivia. Jeanine Áñez asegura que su objetivo es celebrar nuevas elecciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Evo Morales teme una guerra civil en una Bolivia sumida en el caos