Los republicanos hacen oídos sordos a las crecientes evidencias contra Trump

En esta primera fase del «impeachment» se intenta aclarar si buscó rédito electoral al presionar a Kiev

El demócrata Adam Schiff y el republicano Devin Nune, durante la primera audiencia pública del «impeachment»
El demócrata Adam Schiff y el republicano Devin Nune, durante la primera audiencia pública del «impeachment» Efe

Washington / E. La Voz

Hay auriculares que aíslan del ruido exterior, pero también los hay que anulan hechos, y los republicanos parecen haber hecho acopio de ellos para ignorar la investigación del impeachment a Donald Trump. Se trata en realidad de una broma de un programa de la cadena CBS. En ella, un congresista se coloca unos con los que poder «ignorar una verdad corroborada mediante testigos altamente creíbles».

Como toda chanza, contiene parte de verdad. Republicanos y Casa Blanca parecen haberse coordinado para hacer oídos sordos a los testimonios públicos de la investigación que comenzaron el miércoles. Dicen que son «aburridos» e incluso Trump aseguró que no los había escuchado porque estaba «muy ocupado». La ocupación no quita preocupación: el presidente llenó Twitter de decenas de mensajes destinados a defenderse. 

¿Qué se investiga?

Anunciada a finales de septiembre, la investigación trata de resolver si Trump «invitó o coaccionó a un país extranjero a interferir en nuestras elecciones para su propio beneficio político». Ese es, en palabras del demócrata Adam Schiff, presidente del comité encargado de esta fase, el quid de la cuestión: resolver si el presidente chantajeó a su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, con el objetivo de obtener información comprometedora sobre uno de sus posibles rivales en las presidenciales del 2020, Joe Biden, y sobre una supuesta conspiración entre demócratas y ucranianos para beneficiar a Hillary Clinton en el 2016.

Los demócratas quieren aclarar si Trump mercadeó una visita a la Casa Blanca del presidente Zelenski a cambio de que este se aviniera a anunciar públicamente una investigación contra ellos. Incluso más grave: si Trump retuvo ayuda militar a Ucrania, aprobada por el Congreso por valor de cerca de 400 millones de dólares, con un objetivo electoralista, poniendo así en riesgo la seguridad de este país, que enfrenta la ocupación rusa de parte de su territorio, y la agenda política exterior de Washington. 

¿Cuáles son los nombres claves?

Los testigos que han cooperado con los congresistas -ignorando el veto de la Casa Blanca y del Departamento de Estado a la investigación-, han descrito la existencia de un canal de comunicación «irregular» con Ucrania liderado por el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani.

En la reconstrucción transcrita de la llamada con Zelenski del pasado 25 de julio, hecha pública por la Casa Blanca, el propio Trump sugería a su contraparte que contactara con él. Esa llamada está en el origen de la queja de un informante anónimo que alertó del posible escándalo.

Dentro de ese grupo «irregular», que marginó los canales diplomáticos convencionales, se encuentra Gordon Sondland, embajador ante la Unión Europea. Hotelero, donante de 1 millón de dólares para Trump y sin experiencia diplomática, Sondland tiene declarado que él mismo se encargó de comunicar a los ucranianos que la descongelación de la ayuda militar estaba condicionada al compromiso de complacer a Donald Trump. Comparecerá en público la próxima semana.

Testimonio clave para aclarar si el presidente expresó directamente que, en efecto, lo uno estaba vinculado a lo otro. 

¿Qué puede suceder?

Si los comités implicados consideran que hay elementos susceptibles de un impeachment al presidente, los votará la Cámara de Representantes. Los aprobados serán motivo de juicio político en el Senado.

La mayoría republicana y su culto al presidente hacen improbable que Donald Trump sea el primer presidente de la historia en ser expulsado del cargo. Si fuera así, podría presentarse igualmente a las elecciones. A no ser que la Cámara Alta añadiera un voto para inhabilitarle de cargo público.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los republicanos hacen oídos sordos a las crecientes evidencias contra Trump