Maduro despliega milicias en las calles para «garantizar la paz y las navidades»

Opositores y chavistas se enfrentan por el control de la Embajada de Venezuela en Brasilia

Un partidario de Maduro patea a un seguidor de   Guaidó, tras la ocupación de la Embajada de Venezuela en Brasilia
Un partidario de Maduro patea a un seguidor de Guaidó, tras la ocupación de la Embajada de Venezuela en Brasilia

Caracas / E. La Voz

La Embajada de Venezuela en Brasil fue tomada ayer por funcionarios del Gobierno interino de Juan Guaidó, al que Brasil reconoce, y luego ocupada violentamente por funcionarios del régimen de Nicolás Maduro y «miembros del foro de São Paulo», en un confuso incidente que ha rechazado el presidente Jair Bolsonaro.

La disputa en Brasilia se genera en un momento en el que la tensión política vuelve a escalar en Caracas tras la convocatoria de la oposición a una manifestación este sábado.

Maduro ha respondido solicitando de nuevo en la televisión la lealtad a su alto mando militar y ha «desplegado» a la milicia para «garantizar la paz y las Navidades» que ha decretado anticipadamente (desde el 1 de noviembre) en un intento por dar la impresión de que su régimen sobrevivirá a un año particularmente turbulento y en el que su autoridad sigue desafiada por la figura de Guaidó. 

Asalto a la embajada

A primera hora de ayer, un grupo de funcionarios de la embajada en Brasilia declararon en Twitter que abandonaban a Maduro y aceptaban como presidente legítimo a Guaidó, tras lo cual la embajadora del presidente interino en Brasil, María Teresa Belandria, accedió al inmueble con algunos miembros de la comunidad venezolana en Brasil.

Pocas horas después, y con una turba, Manuel Barroso (un general venezolano, agregado militar de la embajada, con una densa carpeta de acusaciones por corrupción) irrumpió en la sede, violentamente, junto con un grupo en el que se encontraba Freddy Meregote, encargado de negocios del régimen de Maduro en Brasil, y varios diputados del PT, aliado político del chavismo y partido de los expresidentes Lula da Silva y Dilma Rousseff.

El canciller del régimen de Maduro, Jorge Arreaza, acusó, en tanto, a Belandria de «invadir» las instalaciones de la embajada venezolana, al tiempo que acusaba a Itamaraty (la cancillería brasileña) de violar la Convención de Viena. Mientras tanto, la embajadora del Gobierno interino venezolano señaló que le habían permitido ingresar a la embajada los funcionarios que reconocieron al Gobierno de Guaidó.

Los dos grupos en disputa trataban de encontrar una solución pacífica al conflicto dentro de la embajada, mientras el propio Bolsonaro señalaba: «Ya tomamos las medidas necesarias para preservar el orden, de conformidad con el Convenio de Viena sobre relaciones diplomáticas». Pero no aclaró si se refería al grupo de Belandria o al de Barroso.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Maduro despliega milicias en las calles para «garantizar la paz y las navidades»