El Gobierno de Hong Kong endurece el tono tras la escalada de violencia

La jefa de Gobierno, Carrie Lam, avisa de que «no habrá concesiones con violencia»

Un manifestante es atacando con un martillo por grupos prochinos
Un manifestante es atacando con un martillo por grupos prochinos

Pekín / E. La Voz

La jefa del Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, ha condenado con dureza la escalada de violencia de las protestas antigubernamentales y advirtió a los manifestantes que era una «ilusión» esperar que el Ejecutivo cediera a sus reivindicaciones recurriendo a la violencia. Lam se vio obligada a comparecer ante la prensa ante la situación de caos que se vivió en Hong Kong este lunes. Fue una de los días más duras desde que comenzaron las protestas hace cinco meses.

La jornada de huelga derivó en graves enfrentamientos en las calles, que se mantuvieron durante más de 16 horas y se extendieron desde el distrito financiero a otros barrios de la ciudad y a los campus de las universidades. El balance que deja es de más de 60 heridas, dos de ellos en estado crítico, y 266 detenidos.

El día comenzó con el disparo a quemarropa de un policía a un joven manifestante desarmado. Horas más tarde a un partidario pro-Pekín le prendieron fuego tras ser rociado con gasolina. Este último, de 57 años, sufre quemaduras de segundo grado en el 28 % de su cuerpo. Su estado es grave.

Los graves enfrentamientos entre policías y manifestantes estallaron tras transmitirse prácticamente en directo por Facebook un vídeo en el que se ve a un policía de tráfico derribando a un joven vestido de negro (color identificativo de los manifestantes) de un tiro en el abdomen y efectuando otros dos. El herido, un joven de 21 años, sufrió daños en riñones e hígado y necesitó reanimación cardiovascular. Tras pasar por el quirófano su estado es grave.

Las imágenes se viralizaron rápidamente en las redes sociales y la policía se vio obligada a negar, a través de un comunicado, que hubiera ordenado utilizar armas de fuego a sus agentes.

El incidente vuelve a poner contra las cuerdas la actuación de los antidisturbios, que cada día levanta más críticas entre la población. Una investigación independiente sobre la violencia policial es una de las cinco reivindicaciones de los manifestantes, que también exigen reformas democráticas, tras conseguir la retirada de la polémica ley de extradición a China. En cambio, la prensa oficial china y las redes sociales del continente aplaudieron el disparo del policía demostrando el abismo que existe entre los dos territorios.

La violencia se produce tras un fin de semana de protestas y vigilias por la muerte el viernes del estudiante Chow Tsz-lok, que llevaba una semana hospitalizado. Es la primera víctima mortal de las protestas. Chow cayó del segundo piso de un párking en un área donde los antidisturbios estaban lanzando gases lacrimógenos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Gobierno de Hong Kong endurece el tono tras la escalada de violencia