La victoria demócrata en Kentucky, ¿un aviso a Trump?

El Partido Demócrata se hace con el control del Congreso estatal de Virginia por primera vez en 25 años

El demócrata Andy Beshear sera el nuevo gobernador de Kentucky tras derrotar al candidato republicano
El demócrata Andy Beshear sera el nuevo gobernador de Kentucky tras derrotar al candidato republicano

Washington / E. La Voz

En otras circunstancias hubieran pasado desapercibidas, pero en los Estados Unidos de Trump las elecciones para gobernador del estado de Kentucky son noticia. Lo son porque, por un lado, el electorado demócrata busca señales esperanzadoras de cara a las presidenciales del 2020 pero, y sobre todo, porque el presidente convierte cada cita con las urnas, por locales que sean, en un referendo sobre él.

Podría habérselo evitado en el caso de este estado sureño donde el candidato republicano, Matt Bevin, un «tocapelotas» (el calificativo es del propio Donald Trump) que buscaba la reelección, se había ganado a pulso la impopularidad por determinadas declaraciones fuera de tono y decisiones controvertidas sobre pensiones y cobertura médica.

Pero el presidente, que arrasó en Kentucky a Hillary Clinton por casi 30 puntos en el 2016, decidió hacer un mitin la noche antes de las elecciones para convertir la cita electoral en un plebiscito sobre la Casa Blanca. De perder, dijo, se enviaría «un mensaje realmente malo» al resto del país. Y Bevin, que basó el tramo final de su campaña en su fidelidad al presidente, perdió por un puñado de votos.

El mensaje, en realidad, se puede interpretar de varias maneras. No todas malas para Donald Trump y los republicanos. Al contario que Bevin, su rival demócrata, Andy Beshear, basó su campaña en asuntos estrictamente estatales y eludió como la peste hablar del proceso de impeachment. La táctica le funcionó, mientras a Bevin (y por ende a Trump) el victimismo de la «caza de brujas» y el guerracivilismo del «ellos y nosotros», no. Pero en el 2020 no solo hay presidenciales, también se renueva al completo la Cámara de Representantes y parcialmente el Senado. Los congresistas demócratas de estados profundamente republicanos lo tendrán más difícil para repetir, especialmente si sus votos sirven para iniciar un juicio político contra Donald Trump, algo a lo que no estaba expuesto Beshear. 

Campaña a la inversa

Especialmente feliz para el Partido Demócrata fueron los resultados en Virginia donde, 25 años después, logró hacerse con el control de las dos cámaras estatales, hasta ahora republicanas.

Único estado sureño donde Trump perdió en el 2016 frente a Clinton, la campaña se desarrolló en Virginia a la inversa que en Kentucky: fueron los republicanos los que buscaron distanciarse de la política de Washington y del presidente, que no participó en ningún mitin. Como premio de consolación de la noche, los conservadores lograron retener el puesto de gobernador en Misisipi.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La victoria demócrata en Kentucky, ¿un aviso a Trump?