Un exfiscal acusa a Johnson de ocultar el riesgo de injerencia rusa en las elecciones

Trump entra en campaña alabando al líder «tory» y al eurófobo Farage, mientras ataca a Corbyn

Corbyn desveló su programa de reformas en un concurrido acto en el centro de Arte de Battersea
Corbyn desveló su programa de reformas en un concurrido acto en el centro de Arte de Battersea

Londres / E. La Voz

El riesgo de que Rusia interfiera en las elecciones del 12 de diciembre en el Reino Unido está presente. Así lo advirtió el exfiscal general británico Dominic Grieve, quien acusó ayer al primer ministro Boris Johnson de paralizar la publicación de un informe elaborado por el Comité de Inteligencia del Parlamento que expone dichos peligros.

«Hemos elaborado un informe que, de conformidad con la Ley de Justicia y Seguridad, enviamos al primer ministro el 17 de octubre para que confirmara que no quedaban asuntos clasificados (...) Esa confirmación debería haberse recibido hoy [por ayer] para permitir la publicación antes de que la Cámara se disuelva, pero lamento decir que eso no ha ocurrido», afirmó Grieve, quien preside el Comité que elaboró el informe.

La prensa británica asegura que en el informe se advierte que existe el peligro real de que el Kremlin busque influir en las elecciones mediante la difusión de mensajes en las redes sociales, tal y como habría ocurrido en el referendo del brexit del 2016. Dos días antes de los comicios fábricas de trolls rusas publicaron 45.000 mensajes criticando la permanencia en la UE.

La desconfianza entre Moscú y Londres está en niveles equiparables a los de la Guerra Fría. En septiembre del año pasado la entonces premier Theresa May acusó a dos agentes de la inteligencia militar rusa (GRU) de envenenar a un exespía ruso residente en el país y a su hija, versión que es rechazada por Vladimir Putin. En el 2006 otro agente, Aleksandr Litvinenko, habría sido asesinado por agentes rusos en Londres con polonio, un material radiactivo. 

Solución en seis meses

El líder laborista, Jeremy Corbyn, no esperó hasta la disolución del Parlamento para lanzar su campaña y lo hizo ayer en un acto en Londres, donde prometió resolver el embrollo del brexit negociando un acuerdo de retirada «sensato» con Bruselas y luego sometiendo dicho pacto a un referendo, en el cual se consultará nuevamente a los votantes si quieren permanecer en el club comunitario.

«No es tan complicado, ¿verdad?», declaró el veterano político, quien no obstante rechazó aclarar si renunciaría al liderato del partido en caso de no lograr vencer a Johnson. «Esta elección no es sobre mí», respondió a los periodistas. Las encuestas colocan a Corbyn por debajo del premier con una diferencia que oscila entre 13 y 16 puntos de ventaja.

Trump entra en la campaña

El presidente Donald Trump ha entrado de lleno en la campaña al alabar a sus amigos Boris Johnson y Nigel Farage, líder del Partido del Brexit, y atacar a Jeremy Corbyn, de quien dijo sería «muy malo» para el país. 

Trump concedió una pequeña entrevista a Farage, uno de los principales impulsores del brexit, que ha ejercido de entrevistador del mandatario  para la emisora británica LBC. «Tengo una gran relación con muchos líderes, incluido Boris, que es un hombre fantástico. Creo que es exactamente el tipo que se necesita para estos tiempos», dijo el inquilino de la Casa Blanca. «Está en una posición muy difícil y está haciendo lo que nadie más haría», destacó, según recoge Europa Press.

«Y también sé que tú», continúo en alusión al propio Farage, «y él [Johnson] acabaréis haciendo algo espectacular». «Si os unís, seréis una fuerza imparable», aseveró. El euroescéptico asintió satisfecho.

En un tono muy distinto, también ha aludido al líder opositor. «Corbyn sería muy malo para vuestro país, sería muy malo, os llevaría por el mal camino, os metería en malos lugares», auguró. No obstante, confía en que ese no sea el destino del Reino Unido. «Vuestro país tiene un tremendo potencial, es un gran país»,zanjo

Corbyn le contestó rápidamente vía Twitter: «Donald Trump está intentando interferir en las elecciones británicas para que su amigo Boris Johnson salga elegido» . «Fue Trump quien dijo en junio que el Sistema Nacional de Salud (NHS) estaba sobre la mesa» de negociación de un futuro acuerdo comercial entre Washington y Londres, recordó. «Y él sabe que, si los laboristas ganamos, las empresas estadounidenses no pondrán sus manos ahí. El NHS no está en venta», afirmó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un exfiscal acusa a Johnson de ocultar el riesgo de injerencia rusa en las elecciones