Dimite el primer ministro libanés tras 13 días de protestas masivas

Los manifestantes han expresado su hartazgo con una élite política a la que tildan de corrupta


Tras trece días de protestas históricas que han paralizado Líbano, el primer ministro Saad Hariri ha presentado este martes la dimisión de su Gobierno al presidente libanés Michel Aoun.

En su discurso televisado Hariri ha asegurado que había «escuchado la voz de la gente» e hizo un llamamiento a los libaneses a «priorizar los intereses de Líbano y la paz».  

Hariri intentó sin éxito aplacar las protestas días atrás prometiendo medidas anticorrupción y reducir a la mitad el salario de los miembros del Gobierno.

Tras el anuncio de su dimisión, las celebraciones se extendieron a lo largo del país. Las movilizaciones han unido a sunís, chiís, cristianos o drusos contra una élite política a la que acusan de corrupta y de ser incapaz de proporcionar infraestructuras o servicios básicos: no hay agua potable y el suministro eléctrico se corta cada día varias horas.

Las protestas, que en su punto álgido sacaron a 2 millones de libaneses a la calle (un cuarto de la población) se han desarrollado en un ambiente generalmente pacífico y festivo. Pero desde principios de semana, con la bajada en la afluencia de manifestantes  bloqueando carreteras, se han producido diversos altercados con seguidores de los partidos chiís Amal y Hezbolá.

El secretario general de Hezbolá, Hassan Nasrallah, previamente se había mostrado contrario a la dimisión del Ejecutivo por considerar que llevaría el país a «un vacío de poder».

Un grupo de manifestantes celebran la dimisión del primer ministro
Un grupo de manifestantes celebran la dimisión del primer ministro

Este martes decenas de seguidores de estos dos partidos agredieron a los manifestantes y destrozaron las tiendas instaladas en el centro de Beirut, tiendas desde las que hace días los manifestantes han organizado asambleas y charlas con el objetivo de trasladar el hartazgo de la calle en propuestas concretas.

Tras conseguir la dimisión del Gobierno, los manifestantes piden un Ejecutivo tecnócrata transicional que reforme la legislación electoral (que ahora fija la representación en el Parlamento y otros puestos de gobierno según la secta religiosa) para convocar nuevas elecciones. Los manifestantes han lanzado diversas webs en las que piden a economistas y otros expertos independientes que den un paso al frente y presenten su candidatura.

Los manifestantes han conseguido paralizar el país cortando las principales carreteras. Los bancos, por temor a una devaluación de la lira libanesa, han permanecido cerrados desde el inicio de las protestas. También han permanecido cerrados la mayoría de centros educativos así como muchos negocios, que se adhirieron a una huelga general espontánea. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Dimite el primer ministro libanés tras 13 días de protestas masivas