Johnson recibe el tercer no del Parlamento a su propuesta de adelanto electoral

El primer ministro no desiste e intentará ahora una reforma legal que podría contar con el apoyo de parte de la oposición


Londres / E. La Voz

A la tercera no fue la vencida para Boris Johnson, quien este lunes ha visto cómo su tercer intento de que el Parlamento británico avalase su petición de adelanto electoral se estrellaban contra la pared. Pese a este nuevo fiasco el primer ministro tory no desiste y ha presentado este lunes por la noche una propuesta de ley que busca sortear el muro legal que le impide llamar a los votantes a las urnas por su cuenta, iniciativa que podría ser respaldada por parte de la oposición.

«No permitiremos que esta parálisis continúe y de una manera u otra iremos a una elección. El Gobierno presentará una ley corta llamando a elecciones el 12 de diciembre, para que finalmente podamos hacer el brexit», soltó el premier nada más ver cómo apenas 299 legisladores apoyaron su iniciativa, lejos de los 434 que la Ley de Mandato Parlamentario Fijo del 2011 requiere.

«Sabemos que no hay respaldo en la bancada opositora, pero señor speaker esta Cámara no puede tener a este país secuestrado por más tiempo. Millones de personas no pueden planificar para el futuro», dijo, al tiempo que agregó: «Ahora que la posibilidad de un ‘no acuerdo’ está fuera de la mesa y que tenemos un gran acuerdo es tiempo para los votantes se pronuncien sobre ese acuerdo y reemplacen este Parlamento disfuncional por otro».

Johnson había propuesto a los legisladores que respaldaran su adelanto electoral a cambio de darles más tiempo para analizar el acuerdo que forjó con sus socios europeos, pero la decisión de Bruselas de extender hasta el 31 de enero el plazo para el divorcio cambió el panorama.

Los liberaldemócratas y los nacionalistas escoceses, por su parte, contraatacaron ofreciéndole al líder tory realizar una modificación a la ley del 2011 para facilitar la celebración de las elecciones, pero no para el 12, sino para el 9.

Desde el 10 de Downing Street no cerraron las puertas a esta posibilidad. Sin embargo, en las filas conservadoras la fecha no convence. ¿La razón? Los estudiantes, en especial los universitarios, continuarían en clases y ese es un grupo muy importante cuando se trata del brexit, publicó el diario The Guardian.

Críticas de los laboristas

La oferta ha disgustado a los laboristas. «Parece que el pacto entre los liberales demócratas y los tories del 2010 está siendo restablecido. Están de nuevo juntos», criticó el diputado John McDonnell, quien acusó a la líder de la formación, Jo Swinson, de echar por la borda la posibilidad de un segundo referendo. Swinson, por su parte, insistió en que siguen respaldando la celebración de otra consulta sobre la salida del Reino Unido de la UE, pero advirtió de que la única manera de que se logre es con otra mayoría parlamentaria.

Pese a los ataques de McDonnell, el líder laborista, Jeremy Corbyn, no cerró la puerta a apoyar la iniciativa de Johnson o la de sus colegas opositores. «Revisaremos esa ley [la presentada por el premier] con detenimiento y veremos si el no acuerdo está definitivamente fuera de la mesa y no hay peligro de que este primer ministro saque al país de la UE sin acuerdo», dijo.

El «premier» acepta la prórroga del «brexit» hasta el 31 de enero aprobada por la Unión Europea

i. sánchez artero

Bruselas no esperó a que la Cámara de los Comunes rechazase las elecciones para diciembre para tomar una decisión sobre la prórroga del brexit. Tras media hora de reunión, los embajadores de la UE decidieron este lunes por la mañana por unanimidad prolongar la extensión hasta el 31 de enero, una resolución que fue aceptada por la tarde por el primer ministro británico, Boris Johnson, en una carta remitida al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Las reticencias de Londres a pedir el aplazamiento y de París a aceptar una extensión que no fuera técnica habían motivado que la decisión no se tomara la semana pasada. Sin embargo, Tusk, informó este lunes a través de Twitter de que los 27 acordaron «que aceptarán la petición de Reino Unido para una extensión flexible del brexit, hasta el 31 de enero del 2020». La UE espera que este balón de oxígeno sirva para que Reino Unido decida su posición final de divorcio.

El pacto no tiene más elementos novedosos que el compromiso del Consejo de no reabrir de nuevo el melón de la retirada y la posibilidad de que haya una separación previa a la fecha límite marcada, siempre y cuando se haya ratificado el texto. Una vez que el acuerdo haya sido confirmado por Westminster, el divorcio será una realidad a partir del primer día del mes siguiente. Bruselas da así tres fechas en función de cuándo apruebe el Parlamento británico el acuerdo de salida: el 1 de diciembre, el 1 de enero o el 1 de febrero.

Fuentes diplomáticas recordaron que mientras Reino Unido siga en el club europeo, deberá cumplir con los derechos y obligaciones de todos los miembros, incluido el deber de proponer un candidato a comisario. Johnson había rechazado este nombramiento escudándose en que estaría fuera de la UE el 1 de noviembre, fecha prevista para la entrada del Gobierno de Úrsula von der Leyen, que no finalmente no será antes del 1 de diciembre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Johnson recibe el tercer no del Parlamento a su propuesta de adelanto electoral