Trump: «Al Bagdadi murió como un perro»

Carlos Pérez Cruz WASHINGTON / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

El líder del Estado Islámico se inmoló con un chaleco explosivo, junto con tres hijos, al verse acorralado por el comando de élite estadounidense en un túnel de la ciudad siria de Barisha

27 oct 2019 . Actualizado a las 21:13 h.

«Estados Unidos ajustició anoche al líder terrorista número uno del mundo», se arrancó Donald Trump. «Abu Bakr al Bagdadi está muerto». En un mensaje televisado a la nación, el presidente de Estados Unidos anunció a primera hora de la tarde del domingo la muerte del líder de Estado Islámico en una operación de las fuerzas especiales norteamericanas en el noroeste de Siria.

No es la primera vez que se le da por muerto, pero Trump asegura que las pruebas de ADN practicadas sobre el terreno confirman su identidad. A pesar de la solemnidad del anuncio, el presidente se recreó de inmediato en detalles humillantes sobre los últimos minutos de vida de Al Bagdadi, de quien no solo insistió que «murió como un perro, como un cobarde», sino que aseguró que, sin salida, se inmoló después de «gimotear, llorar y gritar».

Trump no especificó el lugar exacto de los hechos, pero durante la madrugada de ayer se documentó una operación en la localidad siria de Barisha, en la provincia de Idlib, muy próxima a la frontera con Turquía. Por lo tanto, lejos de la zona entre Siria e Irak en la que se creía que estaba escondido y en una zona aparentemente hostil con el propio Al Bagdadi, al contar con una notable presencia de grupos de la órbita de Al Qaida. Sí confirmó el presidente que tenían información sobre la localización del líder de Estado Islámico «desde hace un par de semanas».