Los laboristas condicionan su apoyo a Johnson a otro referendo sobre el «brexit»

El primer ministro insiste en culminar la salida británica de la UE el 31 de octubre


Londres / E. la voz

Los laboristas abren una pequeña puerta al atolladero en el que se ha metido Boris Johnson y están dispuestos a votar a favor del acuerdo alcanzado por el primer ministro con la Unión Europea, pero siempre a cambio de un segundo referendo sobre el brexit, que de producirse, tendría un incierto resultado. La propuesta, sobre la que no se pronunció el líder de los laboristas Jeremy Corbyn, la realizó el diputado Keir Starmer. En una entrevista en la BBC aseguró que tienen muy pocas cosas que les acerquen a Johnson, pero abrir la posibilidad de una nueva consulta acercaría las posiciones. Esta es la prioridad para los laboristas, «independientemente del resultados de la negociaciones, ya sea un mal trato u otro mejor», dijo. La clave está en conseguir un segundo referendo sobre la permanencia en el club comunitario.

Las palabras de Starmer, responsable por parte de los laboristas de los temas relacionados con el brexit contradicen la línea del líder de la formación, Jeremy Corbyn, quien descartó respaldar el acuerdo en la Cámara de los Comunes, aún si el mismo tuviera incluyera la posibilidad de otra consulta. El veterano político afirmó que el pacto es mucho más perjudicial para los trabajadores y el medio ambiente que el que fue rechazado en otras tres ocasiones por la Cámara de los Comunes.

En su reciente conferencia anual el Partido Laborista acordó impulsar un segundo referendo sobre la permanencia de la UE, pero el mismo se celebraría una vez que el brexit lo hubiese materializado un hipotético Gobierno presidido por Corbyn y tras un acuerdo con Bruselas. Pero la propuesta de Starmer parece apuntar en otra dirección y deja entrever las fisuras que existen entre los laboristas.

Starmer tampoco se fía de Johnson. No le vale su palabra y condiciona el apoyo laborista a una propuesta formal por escrito. «Necesitamos una enmienda que diga que cualquier acuerdo que llegue a través debe estar sujeto a un referendo», apuntó en su intervención televisiva.

Desde el Gobierno no quieren oír ni hablar de un segundo referendo y rechazaron la condición impuesta por Starmer. «Parece que tenemos los números en la Cámara de los Comunes. ¿Por qué el Parlamento no ha aprobado el pacto? Eso es lo que vamos a hacer esta semana», afirmó el secretario de Exteriores, Dominic Raab, también a la BBC, donde agregó: «Tenemos un trato. ¿Por qué tendríamos un segundo referendo».

Carta a Bruselas

Por su parte, el Gobierno británico reconoció ayer que el aplazamiento parlamentario en la ratificación del Acuerdo de Retirada de la Unión Europea aumenta la posibilidad de que Reino Unido abandone el bloque de manera abrupta, aunque confía en un acelerón de última hora para conseguir los votos suficientes. El gabinete del primer ministro del país, Boris Johnson, dedicó las últimas horas a señalar al Parlamento británico como el responsable de la paralización de un proceso que, reiteran desde Londres, el mandatario quiere culminar a toda costa el próximo 31 de octubre. El fracaso de la votación del Gobierno británico obligó al Ejecutivo a enviar a Bruselas una carta para ampliar el plazo de salida, pero los asesores de Johnson han remarcado que en ella se subraya la voluntad del primer ministro de mantener el calendario y recuerda que la envía por orden parlamentaria, para acatar la ley.

«El primer ministro Johnson envió la carta porque el Parlamento así lo requería», explicó el asesor de Johnson para un brexit sin acuerdo, el ministro Michael Gove, antes de avisar de que no hay garantía alguna de que el Consejo Europeo acepte la extensión, lo que incrementa la incertidumbre sobre una salida pactada. 

El Gobierno de Johnson está en minoría en el Legislativo desde el verano y sus aliados norirlandeses anunciaron que no respaldarían su acuerdo.

Bruselas, a la espera, mira al Parlamento británico

Los embajadores de los países de la Unión Europea (UE) acordaron este domingo continuar con el proceso de aprobación del acuerdo del brexit, a la espera de ver qué sucede en el Parlamento británico en los próximos días. «Los embajadores han tomado nota de las últimas evoluciones, incluyendo la recepción de la carta solicitando una extensión», informaron fuentes europeas a varias agencias

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, está consultado con las capitales la respuesta a la carta enviada el sábado por la noche por el primer ministro británico, Boris Johnson, en la que se solicita una prórroga del brexit más allá del 31 de octubre, que Johnson no firmó.

Las mismas fuentes europeas precisaron que en la reunión de los embajadores de Estados miembros de la UE, que duró «algo menos» de 15 minutos, se pactó seguir adelante por «procedimiento escrito» con los pasos que le corresponden a los Veintisiete para hacer válido el acuerdo de salida alcanzado entre Londres y Bruselas.

«El acuerdo de utilizar el procedimiento escrito acelera el proceso, permitiendo lo antes posible que el Parlamento Europeo desempeñe su papel», pues la Eurocámara también debe de respaldar el acuerdo del brexit.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los laboristas condicionan su apoyo a Johnson a otro referendo sobre el «brexit»