Los kurdos sirios comienzan la retirada de la frontera con Turquía

El Gobierno de Erdogan amenazó con «aplastar» sus cabezas si este martes no están a 30 kilómetros del límite fronterizo

Un convoy de tropas estadounidenses se dirigen hacia la frontera con Irak, en el noroeste de Siria
Un convoy de tropas estadounidenses se dirigen hacia la frontera con Irak, en el noroeste de Siria

Jerusalén / Colpisa

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) se retiraron este domingo de Ras al-Aín, localidad fronteriza con Turquía que permanecía en disputa desde que el 9 de octubre el presidente Recep Tayyip Erdogan lanzó la operación Manantial de Paz. El jefe de las FDS, Mazlum Abdi, adelantó el sábado que sus fuerzas se retirarían, en virtud de un acuerdo de tregua negociado por Estados Unidos, de una zona fronteriza con Turquía de 32 kilómetros, y la salida de Ras al-Aín fue la mejor prueba de la intención kurda de respetar el acuerdo. Turquía confirmó el movimiento y el Ministerio de Defensa señaló que «un convoy de aproximadamente 55 vehículos entró en Ras al-Aín, y un convoy de 86 vehículos salió en dirección a Tal Tamer». Erdogan, que la víspera amenazó con «aplastar las cabezas» de los kurdos si para este martes, día en el que expira el ultimátum acordado con Washington, no se retiran a una distancia de 30 kilómetros de la frontera, declaró que «no existen impedimentos para la retirada» y «las actividades de salida y evacuación están firmemente coordinadas con la contraparte estadounidense».

Los kurdos comenzaron su repliegue el mismo día en el que Estados Unidos salió del norte de Siria. Un centenar de camiones, flanqueados por vehículos todoterreno, salieron desde el monte Jabal Abdul Aziz, a unos 45 kilómetros al suroeste de la ciudad de Hasaka, en dirección a Irak, país en el que se desplegarán las tropas, según adelantó el secretario de Defensa, Mark Esper. La misión de estos mil hombres tras abandonar a sus aliados kurdos en Siria consistirá en continuar la campaña contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) y «ayudar a defender» este país, en palabras de Esper. Los movimientos sobre el terreno se aceleran en vísperas de la reunión que Erdogan y el presidente ruso, Vladímir Putin, mantendrán este martes en Sochi y que será clave para el futuro de una operación turca que, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, ha dejado 114 civiles muertos y más de 300.000 desplazados. El ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, se mostró esperanzado en «acordar un pacto que sirva para el futuro» y aclare la retirada de las milicias kurdas de ciudades estratégicas como Manbij o Kobane, donde ya se encuentran desplegados los Ejércitos de Siria y Rusia tras la retirada de Estados Unidos. Las autoridades turcas planean enviar a dos millones de refugiados sirios a la zona segura que pretenden establecer en su frontera. Ankara considera «terroristas» a las Unidades de Protección Populares (YPG) kurdas, la principal fuerza de las FDS que hasta el 9 de octubre fueron el principal apoyo de Estados Unidos en la lucha contra el Daesh.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los kurdos sirios comienzan la retirada de la frontera con Turquía