Johnson busca a contrarreloj apoyos para ratificar su acuerdo del «brexit»

El «premier» no tiene asegurados los 320 votos para aprobar el texto en el Parlamento

El grupo proeuropeo Led By Donkeys (Dirigidos por burros) creó el mensaje «El Reino Unido ahora quiere permanecer» con un tractor en las tierras de cultivo de Swindon
El grupo proeuropeo Led By Donkeys (Dirigidos por burros) creó el mensaje «El Reino Unido ahora quiere permanecer» con un tractor en las tierras de cultivo de Swindon

Londres / E. La Voz

Boris Johnson apura la búsqueda de los apoyos que le faltan para que el acuerdo forjado con Bruselas para llevar a cabo el brexit de manera ordenada corra la misma suerte que el de su antecesora, Theresa May, en el Parlamento de Westminster. Los números no le salían ayer al primer ministro.

El premier y sus colaboradores pasaron el día llamando por teléfono o reuniéndose en persona y uno a uno con diputados de todas las corrientes, con el propósito de asegurar los 320 votos necesarios para que la iniciativa vea hoy la luz. Aunque la Cámara de los Comunes tienen 650 miembros, once no cuentan, ya que siete son los escaños siempre vacíos del Sinn Féin y los otros cuatro son los del speaker, John Bercow .y los miembros de la mesa del Legislativo.

Al otro lado del canal de la Mancha, Johnson recibió el apoyo de líderes europeos como el presidente Enmanuel Macron, quien advirtió a los legisladores que se pensaran bien su voto, porque una nueva prórroga «no está garantizada» en caso de que el acuerdo sea rechazado. En la misma tónica se pronunció el jefe del Gobierno irlandés, Leo Varadkar: «Los diputados no deberían votar asumiendo que habrá unanimidad [en la Unión Europea] para conceder otra extensión». La canciller Angela Merkel, sin embargo, no cerró la puerta dar más tiempo a las negociaciones si Johnson fracasa en su intento de aprobar el texto.

BREXITERS

Los espartanos bajan el tono. Los esfuerzos del Gobierno por cerras filas entre los conservadoras parecen dar resultados, después de que algunos de los tories más euroescépticos anunciaran que votarían a favor del texto. La diputada Suella Braverman fue una de las que informó de su giro a través de Twitter. Pero para asegurar que buena parte de los 28 espartanos -como se conocen en Westminster a los brexiters- hicieran lo mismo, el diputado John Baron buscaba convencerlos con el argumento de que un brexit abrupto aún es posible en diciembre del 2020 (cuando finalizaría la prórroga que propone la ley Benn), si Londres y Bruselas no definen su relación futura. 

«TORIES» REBELDES

De vuelta a casa. Varios de los 21 diputados a los que Johnson expulsó del Partido Conservador por no apoyar su estrategia adelantaron que respaldarán su acuerdo, pues aunque lo consideraran «defectuoso» estiman que es mejor eso que una salida desordenada. Entre ellos figuran Nick Boles y el exsecretario de Justicia David Gauke. 

bando lABORISTA

No solo los «tories» están divididos. Si bien Jeremy Corbyn anunció que el Partido Laborista votaría en contra del pacto, lo cierto es que no tiene manera de garantizar que sus 245 diputados sigan su línea. Así por ejemplo la diputada Melanie Onn ya adelantó que lo respaldaría y desde el 10 de Downing Street confían en que al menos dos docenas hagan lo mismo, atendiendo a lo que votaron sus electores en sus circunscripciones en el referendo del 2016. Este mes ya 14 adelantaron que podrían respaldar al Gobierno en esta materia. 

otras fuerzas

De todos y para todos. Los 19 libera-demócratas han condicionado su apoyo a la celebración de un segundo referendo sobre el brexit. Los 35 diputados independientes resulta un caladero complicado para el Gobierno, por su heterogeneidad, pero pueden ser vitales en virtud de que los diez unionistas norirlandeses mantienen su veto al texto. 

Pase lo que pase, Boris gana

Miguel-Anxo Murado

A lo largo del día de hoy ya se sabrá si el acuerdo para la salida de Gran Bretaña de la UE negociado por Boris Johnson ha sido aprobado por el Parlamento o no. A la hora de escribir este artículo la cosa estaba en el aire, pero, paradójicamente, sí se podía señalar ya un ganador: Boris Johnson. Pase lo que pase hoy en Westminster, el primer ministro sale beneficiado, aunque esta afirmación requiere de algún matiz, como luego se verá.

Si la moción se aprueba, el triunfo de Boris será incontestable. La UE aseguró que no renegociaría el acuerdo anterior con Theresa May, que nunca eliminaría la salvaguarda irlandesa y que Johnson no tenía una oferta coherente que se pudiese siquiera discutir. Al final, Johnson ha podido demostrar que ninguna de las tres cosas era cierta. Si ahora logra coronarlo todo con un voto afirmativo, se convertirá en el hombre que ha resuelto el asunto más irritante y pegajoso de la política británica de las últimas décadas. En teoría, tendría que arrasar en las elecciones, que son inminentes, y garantizarse una mayoría absoluta durante los próximos cinco años.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Johnson busca a contrarreloj apoyos para ratificar su acuerdo del «brexit»