Solo unos flecos separan a Londres y la UE de un acuerdo sobre el «brexit»

Macron y Merkel dan casi por seguro que el pacto se presentará en la cumbre europea

Macron junto con Merkel y Von der Leyen, durante su encuentro Toulouse
Macron junto con Merkel y Von der Leyen, durante su encuentro Toulouse

Bruselas, Londres / E. La Voz

El acuerdo en la desconexión entre el Reino Unido y la Unión Europea está cada vez más cerca, a falta de los últimos escollos. Las negociaciones continuaban anoche y previsiblemente seguirán hoy.

Según fuentes europeas, sobre la mesa se siguen barajando tres escenarios: un acuerdo inminente, un compromiso para llegar a un acuerdo en una cumbre urgente antes de que acabe el mes o una nueva prórroga. Sin embargo, el brexit duro que todos temían hace una semana parece lejano. 

 Irlanda ha dado su brazo a torcer en la salvaguarda fronteriza o backstop, el principal escollo del acuerdo. Fuentes comunitarias evitaron buscar culpables y afirmaron que ahora el Gobierno de Dublín cuentan con unas garantías que probablemente antes no tenía. La principal concesión es que el Reino Unido sale de la unión aduanera, pero no Irlanda del Norte. Para productos y bienes que se queden en la región, Belfast podrá pedir compensaciones a Londres. Irlanda ha dado su brazo a torcer en la salvaguarda fronteriza o backsotp, el principal escollo del acuerdo. Las dos principales trabas del acuerdo serían el IVA y el poder de veto de la Asamblea norirlandesa a la salvaguarda. Ahora está sobre la mesa que en cuatro años, Belfast podría revisarla y votar si decide alargarla o no. 

 Los que aún siguen resistiéndose son los norirlandeses del DUP. Su líder, Arlene Foster, tildó de «sinsentido» algunas declaraciones e insistió en que «todavía no se ha aceptado la última propuesta». 

Apoyo desde Toulouse

Desde Toulouse (Francia), Angela Merkel y Emmanuel Macron anunciaron en rueda de prensa que el acuerdo para el brexit se «está cerrando» y podría ser presentado hoy en el Consejo Europeo. En la misma línea se había manifestado un par de horas antes el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en declaraciones a la cadena polaca TVN24: «Las bases fundamentales del acuerdo están listas y teóricamente el jueves podríamos aceptar el acuerdo». 

En el caso de cerrarse un acuerdo en la cumbre europea, este deberá ser aprobado por el Parlamento Europeo y el primer ministro británico, Boris Johnson, deberá de someter el texto a votación en la Cámara de los Comunes, previsiblemente en una sesión extraordinaria a celebrar el sábado. En este punto encalló el acuerdo con Theresa May.

Se barajan tres escenarios: un acuerdo, una segunda cumbre o otra prórrogaEl negociador británico, Steve Barclay, señaló que si no hay acuerdo antes del sábado, el primer ministro, Boris Johnson, cumplirá con la ley de Benn, aprobada en agosto por los diutados británicos que le obliga a enviar una carta a Brusela pidiendo una prórroga, que sería la tercera que solicita el Reino Unido. Si no se llega a un pacto, el escenario más probable es que los líderes se vean en una segunda cumbre de urgencia antes del 31 de octubre para tratar de evitar un divorcio a las bravas. 

Reuniones en Londres

La cadena Sky News anunció que Johnson estará hoy en Bruselas. Después de meses asegurando que el brexit se produciría el 31 de octubre con o sin acuerdo y que antes que pedir una prórroga a Bruselas terminaría «en una zanja», el premier tendrá que comerse sus palabras.

Aunque este giro amenaza con poner en pie de guerra a los brexiteers (partidarios de un divorcio a cualquier costo y entre los que está el ministro Jacob Rees-Mogg), el premier dedicó parte de su frenética agenda de ayer a tratar de calmar las inquietudes de sus aliados norirlandeses, los cuales no se cansan de decir que rechazarán cualquier acuerdo que ate al Úlster a la UE.

Johnson también se reunió con el todopoderoso Comité 1922 del grupo parlamentario conservador, a los que aseguró que las conversaciones se hallaban en el «paso de Hillary del Everest», es decir en la parte de más difícil. El Comité 1922 está integrado por 18 legisladores tories de peso, en la actualidad lo preside Graham Brady; y es una instancia cercana a la dirección del partido que tiene la capacidad incluso de iniciar el proceso para remover al líder del partido si así se lo solicita el 15 % de los diputados. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Solo unos flecos separan a Londres y la UE de un acuerdo sobre el «brexit»