Tímido castigo de Trump a Turquía

Impone sanciones a tres ministros de Erdogan, recupera los aranceles al acero turco y cierra las puertas a un posible acuerdo comercial entre ambos países

Sirios desplazados por la ofensiva turca han buscado refugio en una campo iraqui de Dohuk
Sirios desplazados por la ofensiva turca han buscado refugio en una campo iraqui de Dohuk

Washington / E. LaVoz

La retórica es la habitual, pero la acción parece llegar tarde. El presidente de Estados Unidos ha dado el primer paso para «destruir rápidamente la economía turca» y la noche del lunes anunció las primeras sanciones contra Ankara, aunque para muchos llegan a destiempo, se quedan cortas e incluso son contradictorias, dado que fue Donald Trump quien dio luz verde a la ofensiva turca en su conversación telefónica del 6 de octubre con Recep Tayyip Erdogan.

La Casa Blanca ha tardado una semana en reaccionar a la invasión turca del norte de Siria y a las desastrosas consecuencias de la salida de sus tropas, que abandonaron a su suerte a los aliados kurdos. Socios a los que hace tan solo un año Trump alababa por haber sacrificado «decenas de miles» de vidas en su lucha contra Estado Islámico y a quienes ahora le parece «bien» dejar en manos de «Rusia, China o Napoleón Bonaparte».

Son las consecuencias de una promesa de campaña -sacar a su país de las «interminables guerras» en Oriente Medio- ejecutada de forma precipitada y contra los consejos del Pentágono. El comunicado del presidente nada dice, sin embargo, de su retorno a EE.UU. Solo que las tropas «serán reubicadas y permanecerán en la región para controlar la situación».

El Departamento del Tesoro especificó que las sanciones afectan a tres ministros turcos, no así a Erdogan, e incluyen también la recuperación de los aranceles del 50 % a la importación de acero de Turquía y la suspensión de las negociaciones sobre un nuevo tratado comercial. Sanciones ampliables, según Trump, a todos aquellos que «se vean involucrados en graves abusos de los derechos humanos, obstrucción de un alto el fuego, prevención de la vuelta a casa de personas desplazadas, repatriación forzosa de refugiados o amenazas a la paz, la seguridad y la estabilidad de Siria».

Aunque Trump no aclara qué exige a Turquía para suspender las sanciones, el secretario de Estado, Mike Pompeo, advirtió que, para evitar la imposición de otras, Ankara está obligada «al cese inmediato de su ofensiva unilateral» y a regresar al diálogo con Estados Unidos. Nada dice, sin embargo, de una retirada del territorio kurdo. El vicepresidente Mike Pence viajará a Ankara en las próximas 24 horas para negociar con el Gobierno turco un alto el fuego.

Acuerdo bipartidista

El Congreso volvió a reiterar de forma bipartidista y prácticamente unánime su rechazo a la decisión de retirar las tropas y anunció la intención de ir más allá que la Casa Blanca con un paquete de sanciones más severo.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, y el senador republicano, Lindsey Graham, uno de los más fieles trumpistas del Capitolio, acordaron pactar una resolución conjunta de ambas cámaras para anular la decisión de Trump.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tímido castigo de Trump a Turquía