Johnson y Varadkar buscan este jueves la salida del laberinto irlandés

El Parlamento de Londres quiere reunirse el 19 de octubre ante el creciente temor de que no habrá acuerdo sobre el «brexit»

La última reunión entre Leo Varadkar y Boris Johnson tuvo lugar en Dublín a principios de septiembre
La última reunión entre Leo Varadkar y Boris Johnson tuvo lugar en Dublín a principios de septiembre

Londres / Colpisa

Los jefes de Gobierno de Reino Unido, Boris Johnson, y de Irlanda, Leo Varadkar, se reunirán este jueves en un lugar no identificado del noroeste de Inglaterra en la que será una de las últimas posibilidades de acuerdo sobre el mecanismo aduanero que debe crearse entre las dos Irlandas como consecuencia del brexit. Ambos dignatarios estarán acompañados de sus asistentes y la prensa no ha sido convocada.

En el episodio más extraño de la larga saga del brexit, el personaje anónimo que el lunes y el martes atacó agriamente a líderes europeos con textos telefónicos enviados a periodistas desde Downing Street, acusó a Varadkar de haber aceptado la propuesta de Johnson de mantener a Irlanda del Norte en el ámbito de las regulaciones del mercado común y fuera de la unión aduanera y de haberla criticado cuando el británico la presentó públicamente.

Tras la aparición espectral del excéntrico asesor de Johnson, Dominic Cummings, los protagonistas públicos del brexit han continuado su tarea subrayando la dificultad de que haya un acuerdo el 18 de octubre. La falta de confianza en la posición británica es un obstáculo para que la Unión Europea asuma formas nuevas y aún sin definir de gestión fronteriza -incluyendo la delegación de la gestión de impuestos- en Irlanda del Norte como las que propone Johnson.

Arlene Foster, exministra principal del Ejecutivo norirlandés que colapsó hace ahora cerca de tres años, reaccionó con furia a la versión de una conversación entre Johnson y la canciller alemana, Angela Merkel, ofrecida por los mensajes telefónicos desde Downing Street, porque a su juicio confirma la intención de Bruselas de capturar permanentemente a Irlanda del Norte en la UE al exigir que quede dentro también de su territorio aduanero.

Desenlaces

La otra cuestión compleja de la propuesta de Johnson es que las instituciones autonómicas compartidas de Irlanda del Norte tengan que dar su consentimiento a su peculiaridad legal si la propuesta se convierte en acuerdo. Esas instituciones han sido inestables y el mecanismo de consentimiento establecido para la reconciliación en 1998 requiere, sobre asuntos problemáticos, votos mayoritarios en cada uno de los dos sectores parlamentarios -unionista y nacionalista- que se repetirían cada cuatro años.

Es probable que el Parlamento de Londres se reúna el sábado 19 de octubre para estudiar la vía a seguir tras el Consejo Europeo. Tendrá que votar si acepta un acuerdo logrado por Johnson o una marcha sin más, si en el Consejo no se ha pactado un texto del tratado. Activistas y políticos de la oposición querían que un juez escocés enviase a Bruselas, en este segundo caso, la carta pidiendo la extensión del plazo, 31 de octubre, si Johnson se negase a hacerlo. El juez les ha dicho que prefiere esperar al desenlace de ese episodio antes de decidir si debe intervenir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Johnson y Varadkar buscan este jueves la salida del laberinto irlandés