Las conexiones aéreas y ferroviarias con Galicia, retos del nuevo Ejecutivo luso

El programa de los socialistas incluye entre sus prioridades la inauguración de la nueva línea Vigo-Oporto


lisboa / corresponsal

Con la credibilidad internacional ganada a pulso, el déficit público controlado, la economía creciendo desde hace tres años y el desempleo situado en los niveles más bajos de la última década, la agenda política del socialista António Costa en Portugal para los próximos cuatro años pasa por subir el salario mínimo interprofesional, actualmente de 600 euros, luchar contra la precariedad laboral, mejorar el funcionamiento de la sanidad y la educación públicas, cuyos trabajadores han protagonizado numerosas protestas los últimos meses, luchar contra la gran despoblación y el envejecimiento del interior del país y mejorar, de una vez, las comunicaciones ferroviarias con España, incluyendo la conclusión y entrada en funcionamiento del tren rápido Vigo-Oporto, como ha garantizado Costa en la campaña electoral que acaba de terminar.

Mención aparte merece la conexión aérea Lisboa-Galicia, que, después de la polémica suscitada por su interrupción el pasado año, tras ser suspendidos los vuelos regulares A Coruña-Lisboa y Vigo-Lisboa, operados por la TAP, se va a restablecer, el próximo año, con la conexión diaria entre Santiago de Compostela y Lisboa. La noticia fue confirmada el pasado verano por la compañía aérea portuguesa.

Subir el salario mínimo y mejorar la sanidad y la educación públicas resulta prioritario Analizando las declaraciones recientes de Costa, se deduce que la mejora de la conexión ferroviaria entre España y Portugal ha llegado con fuerza para situarse entre las prioridades de su segundo mandato. Pedro Siza Vieira, su ministro adjunto y de Economía en la anterior legislatura, afirmaba eso mismo a La Voz el pasado 25 de marzo. «Apostamos por unas conexiones ferroviarias de calidad entre Galicia y Portugal», señalaba Siza Vieira, quien precisaba además: «La electrificación del trozo Nine-Viana do Castelo acabará en unos meses y queremos que la línea entre en funcionamiento lo antes posible», aunque no se comprometió a dar una fecha exacta.

La incursión de Arriva

Habrá que esperar a los próximos meses para confirmar si realmente el nuevo tren de velocidad elevada Vigo-Oporto entra en funcionamiento en el 2021 o, por el contrario, lo hace antes su competidora, la línea privada de la alemana Arriva, que fue autorizada en mayo a desarrollar la conexión por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y que prevé realizar el trayecto A Coruña-Oporto, cuando todo el eje ferroviario esté electrificado, en dos horas y 48 minutos. En la actualidad el Tren Celta, que circula diariamente entre Vigo y Oporto, tarda dos horas y 22 minutos.

Siza Vieira, uno de los más directos colaboradores de António Costa, confesaba a La Voz la importancia para el Ejecutivo de Lisboa de continuar impulsando la colaboración y los proyectos transfronterizos Galicia-Norte de Portugal. «Galicia ha sido y es una especie de motor de desarrollo para la economía lusa, fundamentalmente para la región norte, por la cantidad de intercambios comerciales que existen e influyen positivamente en la balanza comercial lusa», afirmaba Siza Vieira.

«En la Raia, el ejemplo de mayor dinamismo lo tenemos en el Eixo Atlántico, entre Galicia y el norte de Portugal, donde la colaboración transfronteriza ha dado excelentes resultados y así tenemos que continuar», concluía el ministro. Con la portuense Elisa Ferreira en Bruselas como nueva comisaria europea de Cohesión y Reformas, esos proyectos transfronterizos entre Galicia y el norte de Portugal se prevé que se sigan fomentando y materializando como hasta el momento.

Entre los compromisos internacionales que tendrá que asumir el próximo Ejecutivo de Lisboa está la Conferencia Mundial de los Océanos, prevista para el 2020, que traerá a Portugal a los más importantes líderes políticos y especialistas en la materia, para debatir un tema de total actualidad, con la crisis climática en curso.

Vínculos con las excolonias

En el 2020 y el 2022 habrá dos citas importantes con el resto de los países de la Confederación de la Lengua Portuguesa (CPLP). Portugal quiere seguir siendo el brazo de conexión y cohesión con sus antiguas colonias y reforzar su vínculo estratégico entre África, Europa y América Latina.

>El país asumirá en el 2021 la presidencia semestral de la Unión Europea. Además, en el 2021 el país asumirá la presidencia semestral de la Unión Europea, mandato que, si se aprovecha bien, como ocurrió con la anterior presidencia lusa de turno de la UE, en el 2007, puede suponer un relanzamiento de la imagen del país, bastante consolidada con António Guterres como secretario general de la ONU y con Mário Centeno como presidente del Eurogrupo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Las conexiones aéreas y ferroviarias con Galicia, retos del nuevo Ejecutivo luso