Desfile patriótico en Pekín, violencia en Hong Kong

Las protestas en la excolonia británica se saldaron con un herido de bala y decenas de arrestados


pekín / la voz

China exhibió el poder de su Ejército, la modernización de la nación y la adhesión sin fisuras al Partido Comunista en la fiesta del 70 aniversario de la proclamación de la República Popular. Pero los graves disturbios en Hong Kong ensombrecieron la fiesta. La jornada en la excolonia británica se saldó con un herido de bala y decenas de arrestados en una jornada considerada «de luto» por los prodemocráticos.

La aparición solemne del presidente Xi Jinping en la tribuna de autoridades en la puerta de entrada a la Ciudad Prohibida, el lugar donde hace 70 años estaba Mao, marcó el inicio a una ceremonia diseñada para exacerbar el patriotismo. En un corto discurso Xi defendió la unidad nacional y mandó el mensaje de que «ningún poder» conseguirá detener el progreso del pueblo chino. Y no olvidó lanzar una advertencia a los manifestantes de Hong Kong: «China mantendrá la estabilidad y la prosperidad duraderas de Hong Kong y Macao».

La ceremonia puso de relieve la profesionalidad china para crear grandes espectáculos de masas. Por la mañana un grupo de helicópteros en formación sobrevolando la plaza de Tiananmen creaba en el aire el número 70 para dar comienzo al mayor desfile militar de la historia china.

Aunque China siempre defiende que su Ejército tiene una función defensiva, la exhibición lanzaba un mensaje a sus vecinos asiáticos y especialmente a Taiwán y EE.UU. Según cifras oficiales, desfilaron más de 15.000 soldados, 580 tanques y 160 aviones de combate. Además de piezas de artillería y misiles. Destacaban los misiles intercontinentales DF-41 con capacidad para alcanzar territorio estadounidense y un dron espía supersónico.

Pero las gradas se animaron sobre todo cuando empezó el desfile de civiles encabezado por carrozas de veteranos y familiares con retratos de los difuntos. Desfilaron carrozas que representaban los deportes, la cultura, las minorías, los logros científicos, las infraestructuras, las olimpiadas… también los retratos de las cinco generaciones de líderes comunistas: Mao Zedong, Deng Xiaoping, Jiang Zemin, Hu Jintao y Xi Jinping. Toda una reivindicación a la continuidad dentro del Partido Comunista de China.

Ensombrecido por Hong Kong

Unas 100.000 personas asistieron en directo a la ceremonia. Entre el público numerosos jóvenes, representantes de las minorías étnicas y algunos veteranos del Ejército. También muchos funcionarios. La banderita roja en las manos unía a todos. Muchos se pintaron en la cara la bandera china y los más jóvenes incluso un corazón rojo comunista.

Pero sobre el desfile sobrevolaba la sombra de Hong Kong. Mientras Carrie Lam, la jefa del Gobierno local, sonreía desde la tribuna de invitados en Pekín, en la excolonia se celebraba una discreta ceremonia para evitar disturbios. La oposición, sin embargo, salió a la calle, como había anunciado. El ambiente se fue caldeando y miles de personas desafiaron la prohibición de manifestarse. Los enfrentamientos acabaron en batalla campal. Una estudiante resultó herida de bala por la Policía y se contabilizaron más de treinta heridos, dos graves. Edificios del gobierno fueron atacados y cerca 40 estaciones del metro fueron cerradas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Desfile patriótico en Pekín, violencia en Hong Kong