Los laboristas aparcan su posición sobre el «brexit» hasta ganar las elecciones

Juan Francisco Alonso LONDRES / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

Más de un centenar de residentes británicos se concentraron el domingo en Málaga para protestar contra el «brexit», portando banderas del Reino Unido, España y la Unión Europea.
Más de un centenar de residentes británicos se concentraron el domingo en Málaga para protestar contra el «brexit», portando banderas del Reino Unido, España y la Unión Europea. JON NAZCA | Reuters

Solo entonces decidirán si apoyan la salida o la permanencia en la Unión Europea

23 sep 2019 . Actualizado a las 08:36 h.

El Partido Laborista se comprometerá a convocar un segundo referendo sobre la permanencia del Reino Unido a la Unión Europea a los seis meses de desembarcar en el número 10 de Downing Street, pero la opción que defenderá en esa consulta no será despejada hasta después de las próximas elecciones generales. La propuesta figura en la moción que la ejecutiva del partido someterá hoy a votación entre los delegados reunidos en el congreso que celebra en la ciudad inglesa de Brighton.

En un intento por zanjar el debate sobre el brexit y cerrar la división que el tema suscita en las filas de la formación opositora presentará una hoja de ruta, en el cual además de una nueva consulta también ofrecerá a los electores que después de ganar las próximas elecciones pactarán en tres meses con Bruselas la salida del bloque comunitario, para así respetar el resultado de la consulta del 2016.

«El acuerdo buscará una nueva unión comercial entre el Reino Unido y la UE, una estrecha relación con el mercado único, la protección del Acuerdo de Viernes Santo (con el que se puso fin a la violencia en Irlanda del Norte) y asegurar los derechos de los ciudadanos de la UE en el Reino Unido y de los del Reino Unido en la UE; así como proteger los derechos de los trabajadores y el medio ambiente y asegurarse un puesto en agencias que luchen contra el cambio climático, el terrorismo y a favor de la salud», apunta el texto.

A hora respecto a cuál será la posición del partido en esa nueva campaña, la moción prevé que esa incógnita solo se despejará en una nuevo congreso especial del partido que se celebrará después de los comicios generales.

Fractura

La propuesta no sentó bien y figuras de peso del partido la rechazaron. «Estamos aquí en una conferencia. No veo el por qué no podemos tomar una decisión ya», cuestionó la diputada Emily Thornberry, quien llamó a los delegados a rechazar hoy la propuesta de la dirección y exigirles que tomen ahora esa decisión.

Por su parte, el alcalde de Londres, Sadiq Khan, criticó el anuncio de Corbyn de que se mantendrá neutral en esa eventual segunda campaña sobre el brexit. «Estamos en una encrucijada vital. La neutralidad no es una opción. El partido debe apostar por la permanencia de manera inequívoca. Todos los laboristas deben ser llamados a hacer campaña por la permanencia», replicó.

En contraposición, Len McCluskey, secretario general del sindicato Unite, uno de los tres afiliados a la organización, invitó a los diputados y dirigentes que no estén de acuerdo con la posición de la cúpula laborista a «dar un paso al lado».

La segunda jornada de la convención comenzó agitada. Primero los delegados se desayunaron con la noticia de la renuncia de Andrew Fisher, uno de los asesores de Corbyn, quien acusó al liderazgo del partido de «falta de profesionalismo y competencia» y le auguró una derrota frente a los conservadores de Boris Johnson en las próximas elecciones.