Netanyahu juega la carta del enfrentamiento con Hezbolá en su campaña electoral

La milicia chií proiraní asegura haber derribado un dron israelí en territorio libanés

Los ataques en la frontera entre Líbano e Israel ponen en peligro el alto el fuego vigente en la zona desde 2006,
Los ataques en la frontera entre Líbano e Israel ponen en peligro el alto el fuego vigente en la zona desde 2006,

Beirut / E. lA vOZ

La partido-milicia chií Hezbolá anunció ayer que había abatido un dron israelí en Ramyah, localidad del sur del Líbano, extremo que negó el Ejército israelí afirmando que el avión no tripulado había «caído durante una misión rutinaria». Es el último episodio de la escalada de tensión entre Hezbolá e Israel en los últimos días. El líder de Hezbolá, Hasán Nasrallah, había prometido derribar los drones israelíes que violaran el espacio aéreo libanés tras la caída de dos de esos aparatos en el sur de Beirut (feudo de la milicia) el pasado 25 de agosto.

La tensa calma en la frontera libano-israelí, impuesta tras el fin del guerra del 2006, se quebró el 1 de septiembre con un enfrentamiento entre Hezbolá y el Ejército de Israel que se saldó sin bajas. Las hostilidades entre ambos se enmarcan dentro de la campaña del primer ministro Benjamin Netanyahu contra objetivos proiraníes según el analista del Carnegie Middle East Center Mohanad Hage Alí. «La determinación de Netanyahu ha quedado clara viendo las incursiones israelíes en Siria, Irak y Líbano» explicó.

Una escalada de tensión que favorece a Netanyahu en los comicios generales que se celebran el próximo martes, según Hage Alí. «En elecciones, una amenaza externa juega a favor del líder fuerte», afirma. Pronostica que «los israelíes van a mostrar contención por las elecciones», pero no descartó que estalle el conflicto una vez se forme Gobierno en Israel.

Dada la delicada situación económica en el Líbano y la repercusión de las sanciones iraníes en las arcas de Hezbolá, Hage Alí apunta que a la milicia chií no le interesa entrar en conflicto con Israel. Tampoco a Irán, según un reciente artículo de la directora del Carnegie Middle East Center, Maha Yahya: «Si Hezbolá e Israel entran en guerra, Irán estaría sacrificando su joya de la corona en la región. Teherán prefiere mantener intacto a Hezbolá».

La tensión no solo se reduce a la frontera con el Líbano. Israel denunció el lanzamiento de cohetes desde Siria por parte de fuerzas iraníes, coincidiendo con una serie de ataques aéreos lanzados contra posiciones iraníes en la ciudad siria de Al Bukamal, en la frontera con Irak, en el que murieron 18 milicianos y del que Damasco acusa a Israel. Un portavoz del Ejército israelí declinó comentar a Efe la atribución de este incidente, pero semanas atrás Netanyahu, admitió que el país actúa militarmente contra fuerzas iraníes «donde sea necesario».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Netanyahu juega la carta del enfrentamiento con Hezbolá en su campaña electoral