Mano dura para unificar al fracturado Partido Conservador británico


Londres / E. La Voz

Europa ha sido para el Partido Conservador un elemento divisorio, pese a que fueron su líderes los que con más entusiasmo apoyaron el ingreso del Reino Unido a la entonces Comunidad Económica Europea en 1973. La expansión del proyecto, más allá de lo económico y comercial, fue una de las razones por las cuales el euroescepticismo dentro de la organización y en otras, como el UKIP y ahora el Partido del Brexit, fue creciendo hasta quitarle el sueño al entonces primer ministro David Cameron, quien pretendió zanjar el asunto con el referendo sobre la permanencia en el club del 2016. 

El resultado de la consulta, y el posterior manejo de las negociaciones para materializar el abandono de la Unión Europea, lejos de cerrar la división la ha ahondado. El Partido ahora se encuentra dividido entre quienes quieren una salida a cualquier coste y quienes no. Esta nueva brecha fue uno de los factores que provocaron la dimisión de Theresa May en julio pasado y ahora le están causando serios problemas a su sucesor, quien no descarta expulsar de la organización a cualquiera que respalde la propuesta laborista de aprobar una legislación para impedir una salida sin acuerdo el 31 de octubre.

¿Por qué Johnson teme tanto a los disidentes?

Más allá del incordio que representa que desde tus propias filas te critiquen, la disidencia interna no tendría nada de especial en otras circunstancias, pero en la actualidad el Gobierno de Johnson se sustenta en una pírrica mayoría de un diputado. En las elecciones generales del 2017 los tories perdieron la mayoría absoluta que habían conseguido en el 2015 y por ello tuvieron que pactar con el partido de los unionistas de Irlanda del Norte (DUP), cuyos 10 diputados les permitieron sobrepasar la barrera de los 325 escaños para gobernar, pero en unas elecciones parciales celebradas a finales de julio en Gales vieron que esa diferencia se reducía al perder los tories una escaño.  

¿La ley para impedir un «brexit» abrupto podría materializarse?

Es difícil saberlo. Sin embargo, la prensa británica asegura que unos 20 diputados conservadores estarían dispuestos a votar junto a los 262 laboristas, los 35 nacionalistas escoceses, los 12 liberaldemócratas y los 24 representantes de otras formaciones minoritarias para aprobar una ley que impida un brexit no negociado. En marzo, el Parlamento ya aprobó una moción en la que instaba al Gobierno a no dejar la UE sin acuerdo gracias al voto de 17 tories

¿Quiénes son los «tories» rebeldes?

El ex fiscal general Dominic Grieve; el exministro de Economía, Philip Hammond; el exministro y rival de Johnson en las primarias conservadoras, Rory Stewart; e incluso el hermano del premier, Jo Johnson, quien en el 2018 renunció a su cargo de ministro de Transportes durante el Gobierno de May y pidió públicamente un nuevo referendo sobre el rrexit, es mencionado en la lista de los rebeldes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Mano dura para unificar al fracturado Partido Conservador británico