Un cruce de ataques entre Israel y Hezbolá eleva la tensión bélica

La Voz REDACCIÓN

INTERNACIONAL

Varios jóvenes se hacen un selfi 
La gente se toma selfies en el lugar donde cayeron proyectiles disparados desde Israel en la aldea Maroun al Ras
Varios jóvenes se hacen un selfi La gente se toma selfies en el lugar donde cayeron proyectiles disparados desde Israel en la aldea Maroun al Ras AZIZ TAHER | Reuters

El Ejército israelí respondió con un centenar de misiles al bombardeo de una base y un vehículo militar por la milicia proiraní de Hezbolá

01 sep 2019 . Actualizado a las 18:32 h.

Israel y la milicia chií-libanesa Hezbolá se enzarzaron en un cruce de fuego que eleva un grado más la escalada bélica entre los países vecinos. El Ejército de Israel lanzó un centenar de obuses y misiles sobre el sur del Líbano en represalia por los ataques contra sus posiciones (una base y un vehículo militar) en la localidad de Avivim reinvidicado por el grupo proiraní. El primer ministro del Líbano, Saad Hariri, ha llamado al secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, y al ministro de Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, para pedir su ayuda en un intento de desactivar la tensión con Israel tras el intercambio de artillería de las últimas horas en la frontera.

El brazo armado de Hezbolá, la Resistencia Armada, informó en un breve comunicado de que a las 16.15 (una hora menos en España) de este domingo sus brigadas «destruyeron un vehículo militar en el camino del cuartel Avivim, y mataron e hirieron a los que viajaban en él». La nota no especificó el número de muertos o heridos, ni cómo fue destruido el vehículo militar por las dos brigadas que llevan el nombre de dos combatientes del movimiento chií muertos en Siria. El primer ministro Benjamin Netanyahu negó que hubiera víctimas. «No hay israelíes heridos. Ni siquiera un rasguño», afirmó sonriente.

Estos incidentes ponen en peligro el alto el fuego vigente en la zona desde el  2006, cuya garante es la Fuerza Interina de las Naciones Unidas en Líbano (FINUL), que cuenta con 11.155 efectivos. España cuenta con 600 militares destinados en la base Miguel de Cervantes en Marjayún, en el sur del Líbano fronterizo con Israel en el marco de la FINUL bajo el amparo de la Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU.